ultimas noticias

Decretar y declarar es bíblico? La verdad sobre el poder de la palabra


En que congregaciones y porque se decreta y se declara?

Es común escuchar a algún familiar, amigo, vecino o compañero de trabajo, al que se le conoce como cristiano, decir frases como estas: “yo decreto prosperidad financiera para…..”, “yo declaro sanidad para…..”, “declaro que ese trabajo será para mí”, etc. Este lenguaje aprendido en sus congregaciones pertenece a practicas heréticas cual se le conoce como “confesión positiva o palabra de fe”.

La mayoría de los precursores y gestores de la "confesión positiva", hacen parte de movimientos carismáticos y neo-pentecostales que predican el falso evangelio de la prosperidad y que trasmiten estas enseñanzas en sus congregaciones con el fin de darle a sus seguidores una herramienta, para emular mediocremente, los poderes del mismo Dios.
El “evangelio de la prosperidad”, creado y difundido por tele-evangelistas de EE.UU a finales de los años 70s y que se extendió a toda Latinoamérica, África y Asia en los años subsiguientes, es una secta 100% humanista, entiéndase: por humanista “hombre como centro”. No confundir con el término “humanitaria” lo cual es una virtud o cualidad de un ser humano o una organización, que está relacionada con buenas obras, solidaridad, caridad, etc.

La filosofía humanista dentro de las iglesias coloca al hombre y sus deseos como el principal motivo del evangelio, de las escrituras y de la voluntad de Dios. Por lo tanto el Creador se convierte en esclavo de los deseos del hombre. Y es así que no basta con motivar a sus seguidores. Hacerlos sentir “campeones” y que se crean creaciones perfectas de Dios. También hay que convertirlos en semidioses que tengan el poder de cambiar o conseguir las cosas con solo usar palabras salidas de su boca.

Los actos de ORAR, PEDIRLE A DIOS, ACEPTAR SU VOLUNTAD, ARRODILLARSE E IMPLORARLE AL SEÑOR, son reemplazados por los practicantes de este movimiento con frases en las que no necesitan de Dios, pues ellos mismos obtienen lo que desean: “yo declaro” sanidad total para ti, “yo decreto” que eso será mío, “yo reprendo” esas palabras o esa acción en mi contra, son algunos ejemplos de estas frases.

Se ha venido infiltrando en la iglesia cristiana evangélica la falsa doctrina tal vez muy atractiva, pero del todo anti-bíblica, acerca de la importancia sobrenatural de lo que decimos con nuestra boca.

Se le ha dado una importancia tal a las palabras pronunciadas, que llegan al extremo de creer que si digo "me muero del dolor de cabeza", en efecto moriré, y por tanto, si de verdad me duele la cabeza más bien deberé decir "no me duele nada", y entonces se me pasará el dolor como por arte de magia... Entonces si estoy enfermo no debo ir al médico sino que debo “confesar”  que no tengo nada y por lo que yo repito que no tengo nada entonces no tendré nada !?

Si quiero cambiar mi viejo automóvil, debo repetir mi deseo, “visualizarlo”, y “confesarlo”  a fin de que, por la “fuerza que tienen mis palabras”, Dios que me escucha, y no tarda en responder a todas mis peticiones.

Es importante anotar que aquellos que utilizan estos métodos con fuerte convicción muchas veces consiguen resultados, pero no es a través de Dios que lo obtuvieron, pues el Señor aborrece y rechaza estas prácticas heréticas, sino que fue Satanás quien las concedió, pues es él, el principal promotor de esta falsa doctrina de la confesión positiva y es al diablo al que se le atribuyen los logros de la metafísica, a la que pertenece la actividad de conseguir las cosas con el poder de la palabra.

En su egocentrismo y alta-autoestima, el ser humano se realiza alcanzando poderes semejantes a los de Dios. Sin embargo le está trabajando al  Diablo, pues el objetivo de este es que sigan creyendo que Dios les concedió sus deseos y no abandonen este falso y equivocado movimiento.

A que se refiere la biblia cuando habla de confesar con la boca?

Es verdad que en las Sagradas Escrituras se habla de la importancia de algunas cosas que se confiesan con la boca. Pero, curiosamente, eso que se debe confesar es el señorío de Jesucristo, y su obra redentora en favor nuestro: Romanos 10:9, 1ª Reyes 8:35, 2ª Crónicas 6:24, Mateo 10:32, Lucas 12:8, etc., y otra clase de confesión, netamente bíblica, como es la de los pecados, para salvación: Levítico 5:5, 1ªJuan 1:9, Nehemías 9:2, Salmos 32:5, Mateo 3:6, etc..

"El poder de la palabra" o "fe sobre fe"

Es también cierto que uno como cristiano debe vivir con la fe que El Señor está con nosotros en todo momento porque El así lo prometió. Por lo tanto no debemos quejarnos y decir todo el tiempo que nos va mal como los que no tienen ninguna esperanza.  No se trata de ser pesimistas sino creer en “la verdad”, bíblica. Sin embargo, lo que realmente esta tendencia viene a tratar de imponer, es la creencia o la confianza en mis palabras, como valor absoluto: esto quiere decir que lo que digo tiene poder en sí mismo, independientemente de la voluntad divina al respecto. Es más, lo que pronuncio con mis labios de alguna manera pone en funcionamiento la voluntad de Dios, llegando entonces al abismo ilógico de creer que el Señor depende de mí, y no yo de Él, como cualquier pensamiento racional haría suponer. Frente a semejante contradicción, o nos detenemos o saltamos: no hay término medio.

Esto es lo que se conoce como FE sobre FE. Lo que dices sucede porque tienes poder en tu palabra, “no el poder de la palabra de Dios, sino el poder de la palabra de uno”, y aquí lo que están diciendo tácitamente es que Dios se ve "obligado" a hacer lo que uno dice con "fe". Por eso se llama fe sobre fe, porque no es fe en Dios sino fe en lo que dije por “fe”.

La nueva era y la metafísica

La creencia y práctica del poder de la palabra en los labios del ser humano, es presentada por sus defensores como un gran hallazgo de hombres de Dios iluminados por una nueva revelación. Sin embargo no es nada nuevo. Está tomada de cosmovisiones tan antiguas como el hombre mismo: el valor mágico de las palabras proviene de filosofías esotéricas, orientales, más cercanas a brujos y chamanes. La usó en la antigüedad el gnosticismo. Y en nuestra época moderna, vuelve a ser adoptada por la Nueva Era,  quecomo se sabe ampliamente, no es una religión o una secta, sino una corriente de pensamiento que invade e infiltra todos los estratos sociales, todos los niveles culturales. Y donde el ocultismo y las filosofías orientales toman forma de “ciencia” para introducirse en todos los ámbitos de nuestra sociedad y para nuestro caso es una expresión cristianizada de la Metafísica infiltrada en la iglesia de hoy.

Que es la metafísica?

Uno de las definiciones de la metafísica dice que es “parte de la filosofía que trata de la esencia del ser y la realidad, de sus manifestaciones, propiedades, principios y causas primeras”. Es una filosofía humana, que enfoca su atención hacia todo aquello que trasciende lo meramente físico y como cristianos sabemos que esto es explorar espacios de la materia y el universo cuyo manejo es exclusivo de Dios, tal como lo rezan las sagradas escrituras. Veamos: Levítico 19: 31 “No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios.” 1 Timoteo 4: 1 “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;” .

La Nueva Era dice: acéptate y sé feliz. Y si hay algo que te "desarmoniza", desconócelo y repite que todo está bien, hasta que realmente creas que está bien... El hombre es considerado divino, como un co-creador, como la esperanza para una futura paz y armonía. Ellos dicen: "Yo soy afectado solamente por mis pensamientos…” y creen que Dios es todo y que todo es dios, por lo tanto el hombre es dios (Panteísmo).

Tiene la confesión positiva soporte bíblico?

Sucede que, aunque no podamos encontrar nada semejante en la Biblia, esto funciona: acaricia la carne, alimenta el ego, nos convence de que somos los mejores y de que nada puede pararnos.

Mientras tanto, la cruz, el negarse a sí mismos, el ver nuestras justicias como trapo de inmundicia, el ser barro en manos de un alfarero...todo esto, y mucho más, queda arrumbado en el último rincón del desván de nuestra alma... ¿Quién quiere ser un perdedor?

La confesión positiva nos anima a desconocer cualquier cosa que no nos agrade o que nos duela: si estoy en la ruina, no debo decirlo, porque mi Dios es el dueño de todas las riquezas. Si estoy enfermo, tampoco debo decirlo, porque por sus llagas fuimos nosotros curados... En cambio, sólo debo pronunciar lo que quiero en mi corazón, y sólo porque lo diga, entonces se cumplirá. Así y todo, tampoco debo suplicar o pedir por favor: únicamente ordenar, y entonces todas las huestes angélicas se pondrán en movimiento sólo por el poder de mis palabras.

En la misma vía de razonamiento, tampoco habrá que temer nada, por aquello de que "...el temor que me espantaba me ha venido y me ha acontecido lo que yo temía." (Job 3:25), pasaje que usan muchísimo los seguidores de esta seudo-doctrina.  Los que así creen no advierten que esta no es la verdadera interpretación de este pasaje. La declaración de Job no hace referencia a una cuestión de causa-efecto: porque lo temí, entonces me sobrevino. Solamente es una afirmación, carente de toda otra segunda acepción: le sobrevino, lo que temía. El por qué es algo sobre lo que Job no se extiende.

Quiere decir que entonces Jesús, y sus discípulos eran personas que confesaban muy negativo?  Veamos algunas cosas de las que Jesús dijo: “en el mundo tendréis aflicción”…
· Dichosos sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.  (Mat.5:11) y  también dijo: “… Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán” (Jn. 15:20).

Juan dijo “…el mundo entero está bajo el maligno (1 Juan 5:19b).

Pablo dijo “…que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.   Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,  3  sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, “… (2 Ti 3:1-3)
Pedro dijo…”vendrán doctrinas destructoras…”

Si vemos esto como lo ven los defensores de esta anti-bíblica doctrina de la “confesión positiva”  entonces todos ellos confesaban lo negativo!?

Muchos usan el pasaje de Marcos 11:14 cuando Jesús le dijo a la higuera “...Nunca jamás coma nadie fruto de ti”... y que la higuera se secó.

Recordemos que debemos ver el contexto de toda la escritura y cuando los discípulos le dijeron al dia siguiente al Señor “la higuera que maldijiste se ha secado, Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios” (v. 21-22).  TENED FE EN DIOS Y NO EN LO QUE DIJE.

Siguiendo los siguientes versos vemos que allí Jesús está enseñándoles a ORAR y no a confesar positivo.  Si solo necesito “confesar o decretar”  entonces para que necesito orar a Dios?

Vemos también en 1 Juan 5:14  “que si pedimos”  (Oración) no dice confesar, ni decretar… conforme a Su Voluntad”… NO solo porque yo lo confesé.

El cristiano se ve de golpe convertido en un superhombre, que de tener fe, todo lo puede: ¿Podrá también torcer la voluntad de Dios? Esta nueva ola de interpretación, entonces, vulnera por lo menos dos nociones fundamentales en el cristiano: la fe y la soberanía de Dios.

En cuanto a la fe, puntualizaremos algunas cuestiones acerca de sus características fundamentales. El libro de romanos es verdaderamente una enciclopedia de la fe. En él se nos aclara que la fe viene por el oír, y el oír, por la palabra de Dios (Romanos 10:17)   Ojo, otra vez…  que no dice por “mi palabra”  sino POR LA PALABRA DE DIOS.

Para empezar, entonces, podemos afirmar que la fe no es un disparo al aire, sino que responde a una palabra de Dios. Se debe tener fe en lo que Dios nos dice, jamás sólo en lo que se nos ocurre. Puedo decirle a ese monte que se eche en el mar, pero si Dios no me ha dicho que lo haría, en vano hablaré, gritaré, decretare o proclamaré...Puedo declarar con mis labios que algún paralítico ande, pero si no lo ha determinado así el Señor, solamente conseguiré desanimarlo y posiblemente destruir una vida... Revisemos la vida del padre de la fe, Abraham: cuando el todavía Abram sale de su tierra. ¿Lo hace sólo porque se le antoja? Más bien fue por fe, pero su fe estaba fundamentada en lo que Dios le había hablado. Era tal vez una locura, era casi algo irracional, pero Dios lo había dicho. Y sobre eso ejercía fe. (Génesis 12) Cuando Noé sube al arca, y antes, cuando la construye (Génesis 6 y 7.) ¿No estaba respondiendo a una palabra de Dios? ¿Qué decir de Moisés, Gedeón, Sansón, David y otros grandes héroes que figuran la galería de Hebreos 11? No es mi fe la que pone en movimiento la maquinaria divina, sino a la inversa: la palabra de Dios, emitida de acuerdo con su soberana voluntad, pone en funcionamiento la fe, la cual es también un don de Dios, dado únicamente por el Espíritu Santo (Ef. 2:8, 1ª Cor.12:9)

La prosperidad financiera es resultado obvio de la confesión positiva, si yo confieso ser rico lo seré. “Dios quiere que todos seamos ricos", y por supuesto siempre hablando de “conquistar”  Conquistar naciones, conquistar nuestros sueños,  Conquistar el poder, conquistar ….la palabra “conquista”  que no se menciona más que una vez en el N.T. hablando del Anticristo (venciendo para vencer, en otras versiones “conquistando para conquistar” Ap. 6:2b )

El Señor nos bendice, bendice el trabajo de nuestras manos porque esa es su voluntad pero bendice al diligente, al honesto, y al que le busca y lo tiene a Él como prioridad en su vida, no bendice a nadie solo por confesar que será rico y el dinero le caerá del cielo!   ““Deléitate asimismo en Jehová, y Él te concederá las peticiones de tu corazón” (Salmo 37: 4)

De la mano de una fe bien entendida, camina la soberanía de Dios. Ella implica que Dios, y sólo El, es absoluto, dueño de todo. Todo es por El y para El, y nada sucede si el Señor no lo ha previsto. Él es, efectivamente, el Señor, amo absoluto, no un vasallo de los caprichos, necesidades u ocurrencias humanas. El hace el día bueno y el malo, Él nos da bonanza o nos somete a la adversidad, Él nos enriquece o nos empobrece, nos lleva o nos trae, nos pone o nos saca, nos da o nos quita... ¿Quién se atreverá a decirle qué hacer? 

Leamos atentamente algunos textos: Ecles. 7:14, Isaías 45: 9--12, Deut. 4:39, 1ª Crónicas 29:12, Job 9:12, Sal 29:10, 135:6, Dan 4:35, 2º Rey 19:28, Rom. 9:19, etc...

En todos ellos, y en muchos otros que podríamos citar, se aclara que por sobre lo que creemos, o pretendemos creer, está Dios, sentado en su trono, decidiendo lo que es bueno o no para sus hijos. Los cristianos no somos, ni fuimos llamados a ser, súper-héroes. Por la cruz fuimos salvados, y con ella misma debemos caminar por donde anduvo el Señor... Hoy en día las iglesias neo-pentecostales generalmente sustituyen con emocionalismo el estudio profundo de la Palabra dando como resultado varias doctrinas erróneas, entre otras esta a la que hoy nos referimos.

Esto es, en el claro lenguaje del apóstol Pablo, y representan "un evangelio diferente", el que verdaderamente es cualquier cosa, menos evangelio (Gál 1:6-7)

Nunca debemos creer que nuestra palabra o nuestro poder puede realmente traer a la realidad lo que deseamos, como, tristemente, enseña en su libro La cuarta dimensión, Yonggi Cho. La única confesión verdaderamente positiva que conozco es aquella de reconocimiento a Dios por sobre todas las cosas: Él lo es todo, en todo. Si vivimos de acuerdo con esta premisa puede ser que todo en nuestra vida cambie. Porque, debemos comprenderlo, Dios no comparte su gloria con nadie.

ORIGEN  Y DESARROLLO HISTORICO DE LA CONFESIÓN POSITIVA

El creador de la “confesión positiva” fue Phineas Parkhurst Quimby (1802-1866). Para él, la enfermedad y el sufrimiento eran producto del pensamiento humano. Extendió entre sus seguidores, la idea de que a la persona le era posible modificar su realidad con el poder de la afirmación positiva, la cual da acceso a la fórmula de la fe y las leyes espirituales, y es así como las confesiones positivas activan el lado positivo de la fuerza y las confesiones negativas activan el lado negativo de la fuerza. Los 4 pasos en los que Quimby centraliza su doctrina son:

1.   DILO
2.   HAZLO
3.   RECIBELO
4.   CUÉNTALO

La fe en este procedimiento es una fuerza tan poderosa que empuja y obliga a Dios a otorgar, sin dejarle salida y es así como los deseos solicitados, principalmente bienes materiales y sanidades, se cristalizan en una “increíble realidad” para quien invoco los pasos.

Sin embargo es Essek William Kenyon (1867-1948), el considerado padre del moderno “movimiento de la fe”. Desde temprana edad tuvo contacto con el Nuevo Pensamiento de Phineas Quimby. Kenyon, al igual que Quimby, dio por sentado el  posible hecho de sanar de cualquier enfermedad con el poder de la mente humana. Para que sus procedimientos tuvieran credibilidad y aunque hubiese tenido buena intención, manipulaba, erróneamente por supuesto, pasajes  bíblicos que hablaban de prosperidad y de salud. Durante sus campañas evangelistas Kenyon animaba a los enfermos para que declararan sanidad en sus cuerpos enfermos, para que las promesas de Dios escritas en la Biblia se vieran cumplidas  con  rotundo éxito.

Kenyon, fue pastor en algunas iglesias, fundó y presidió por 25 años, un instituto de estudios bíblicos. Para el año de 1923 fundó la Iglesia Bautista Independiente Figueroa, en los Ángeles California. En 1931, en Seattle, dio comienzo a un programa radial llamado La Iglesia del Aire de Kenyon, lo que dio pie para la fundación de la Iglesia Bautista del  Nuevo Pacto. Para comienzos del Siglo Veinte, todo esto provocó un ferviente “avivamiento” y el erguimiento de muchas  iglesias pentecostalistas. 

Posteriormente Kenneth Hagin (1917-2003, predicador pentecostal, se basó en la filosofía de Kenyon para impulsar fuertemente el movimiento “palabra de fe”. Lo hizo como pastor en las Asambleas de Dios en Texas, también a través de seminarios, casetes, libros y un programa radial. Finalmente fundó el instituto “Centro de entrenamiento bíblico rhema”.  Hagin se convirtió en  uno de los más destacados defensores de la “Confesión Positiva” en el mundo dentro de su denominación pentecostal.

Los pentecostales conservadores, de las mundialmente conocidas “Asambleas de Dios”, se opusieron en su momento, a las enseñanzas de Hagin y lo descalificaron como pentecostal.
Posteriormente el coreano Paul Yonggi Cho, Pastor y fundador de una de las mega-iglesias de la prosperidad, más destacadas del mundo, cuenta con una membresía de 800.000 personas. (Condenado en febrero de 2014 a 3 años de prisión por malversación de fondos en su iglesia),  logró permear a la mayoría de las “Asambleas de Dios” en el mundo y contaminarlas con esta falsa doctrina del “pensamiento positivo” y el falso “evangelio de la prosperidad”. Escribió a finales de los años 70’s un libro llamado “la cuarta dimensión”, que se constituyó en el manual por excelencia del “pensamiento positivo” y en el que en su página 40, se atrevió a escribir una monumental herejía: Entonces Dios habló a mi corazón: "Hijo, como la segunda dimensión incluye y controla la primera dimensión, y la tercera dimensión incluye y controla la segunda dimensión, por lo que la cuarta dimensión incluye y controla la tercera dimensión, la producción de una creación de orden y belleza . El espíritu es la cuarta dimensión. Cada ser humano es un ser espiritual, así como un ser físico. Tienen la cuarta dimensión, así como la tercera dimensión en sus corazones”.
Otros exponentes destacados del “falso evangelio de la prosperidad”, que tiene como una de sus doctrinas principales “la confesión positiva” han sido: Oral Roberts, fundador de la Universidad que lleva su nombre y su hijo Richard Roberts quien actualmente es el presidente de la misma Robert Tilton, pastor del Centro Familiar Palabra de Fe en Dallas Texas. Benson Idahosa en Nigeria con una denominación que reclama tener 6 millones de miembros. Al otro lado del mundo, en Brasil, está Edir Macedo con la Iglesia Universal del Reino de Dios (Pare de sufrir), también conocida en México como Oración Fuerte al Espíritu Santo. Con 3 millones de fieles y presencia en más de 28 países esta enorme agrupación es dueña de 22 estaciones de radio, 16 de televisión y hasta de un partido político en su país de origen.

Se unen a esta lista de falsos profetas, los tele-evangelistas estadounidenses, quienes terminaron de difundir “la confesión positiva” en América latina, parte de Asia y África. Los más famosos:

  • * Paul Crouch, dueño de la mega-cadena de televisión TBN que posee más de trescientas repetidoras en todo el mundo y un monopolio sobre las comunicaciones religiosas que transmite 24 horas al día en los Estados Unidos;
  • * Benny Hinn pastor del Centro Cristiano de Orlando, Florida; famoso por sus libros La Unción y Buenos Días Espíritu Santo
  • * Kenneth y Gloria Copeland, tele-evantelistas neo-pentecostales carismáticos.
  • * Marilyn Hickey, tele-evangelista y sanadora.
  • * Frederick Price, tele-evangelista de la prosperidad.
  • * Morris Cerrullo, tele-evangelista de la prosperidad.
  • * Joel Osteen, pastor de la Iglesia Lakewood en Houston, Texas, considerada como una de las mega-iglesias en Estados Unidos.
  • * Charles Capps, tele-evangelista de la prosperidad.
  • * Jerry Savelle, tele-evangelista de la prosperidad.
  • * Jim y Tammy Baker, tele-evangelistas de fe y prosperidad.
  • * Pat Robertson, fundador y director de una cadena de televisión cristiana y del Club 700.
  • * Joyce Meyer y su ministerio Disfrutando cada día de vida.
  • * Creflo Dollar y su cadena de televisión para personas de color.
  • * Juanita Bynum y su ministerio.
  • * Rodney Howard-Browne, el llamado «Cantinero del Espíritu Santo».
  • * T. D. Jakes tele-evangelista de un ministerio a las personas de color.
  • * Robert H. Schuller, de la Catedral de Cristal.
  • * Pastores Paula y Randy White del ministerio Sin muros.
  • * James MacDonald del ministerio Camine en el mundo.
  • * James Eugene Ewing y las Iglesias de San Mateo.
  • * Richard Warren. Autor del libro herético “una vida con propósito”, best seller mundial.

Predicadores hispanos de la prosperidad y la confesión positiva:

  • * Marcos Witt, pastor hispano en la Iglesia Lakewood de Houston, Texas.
  • * Guillermo Maldonado.  Ministerio Internacional El Rey Jesús. Autodenominado “apóstol”. Miami, Florida
  • * Jonás González, heredero del canal “enlace”, filial de TBN.
  • * Dante Gebel, predicador en River Church, Miami, Florida.
  • * Rony Chávez. Autodenominado “apóstol”. Costa Rica.
  • * Ana Méndez. Falsa profeta. Miami, Florida.
  • * Dionny Báez. Falso profeta.
  • * César Castellanos Domínguez ex-político colombiano creador del movimiento herético G12. Cuenta hoy con la iglesia más grande en Colombia.  Ya para 1999 las células habían crecido hasta 20.000 y en las celebraciones se reunían regularmente unas 45.000 personas.  El número oficial de células citado por el Movimiento Carismático Internacional actualmente suma alrededor de 28.000.
  • * Cash Luna, predicador carismático guatemalteco.
  • * Ricardo Rodríguez, propietario de la iglesia cristiana más grande de Bogotá, conocida como “avivamiento” con capacidad para 30.000 personas, también cuenta con el canal de televisión ABN, que transmite a nivel mundial y en directo cada uno de los servicios religiosos que también son traducidos al inglés, francés y chino. 
Cesar Ángel junio 7 de 2015
Se permite su reproducción. Cite al autor y a la página. Gracias

Bibliografía:
“la confesión positiva” Francisco Correa Redondo
“La teología de la prosperidad y la confesión positiva” Dr. Javier Rivas Martínez
“El nuevo evangelio de la avaricia”. www.sectas.org
¿Todo lo que dices recibes? - La verdad sobre la confesión positiva
por Eliana Gilmartin
Que es la Nueva Era – Artículos varios.
Conferencia El Engaño de la Confesión Positiva por Pastor. Chuy Olivares
Publicado por Lic. Anna Solares


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Evangelio primitivo Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema de Bim. Con tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates