ultimas noticias

Beneficios de las confesiones de fe


1.  UNA   CONFESIÓN  ES  UN    MEDIO    ÚTIL   PARA   LA  DECLARACIÓN    Y DEFENSA    PÚBLICAS    DE LA VERDAD

La    Iglesia     ha     de    retener      “la   forma     de    las    sanas     palabras”. (2    Ti.    1:13)
“Contender ardientemente  por  la fe que   ha  sido  una   vez dada   a los santos”   (Jud.  3),

Y estar  firme  'en un mismo  espíritu,   combatiendo   unánimes   por  la fe del evangelio'  (Fil.  1:27)

En el cumplimiento de esta   tarea,   una    confesión   es  una   útil   herramienta    para   distinguir   la  verdad   del  error   y para   presentar     sucintamente     las  doctrinas   centrales   de  la  Biblia   de  forma   íntegra   y  en  las debidas  proporciones.

En  primer lugar. Una   formulación   confesional  es  parte   de  la tarea   pública   de enseñanza  de la Iglesia     Una  confesión   de  fe  es  una   definición  pública    para   los  que  están   fuera   de  nuestras iglesias,     de   las   cuestiones     centrales    de   nuestra     fe,  un   testimonio  al   mundo    de  la  fe  que sostenemos a diferencia de  los demás.

En  segundo     Lugar. Una   confesión   de  fe es  un  instrumento   útil  en  la instrucción   pública   de la congregación.  Una  confesión   es  un   tratado    breve  de  teología   que  puede   utilizarse  para  dar a nuestra  congregación  una   amplia   exposición de la verdad. Así  como  una  cerca contra el error.

Facilita  grandemente   la promoción   del  conocimiento cristiano  y una  fe discriminadora entre el pueblo de Dios    y otros que asisten al ministerio público de nuestras iglesias, siendo asimismo una ayuda útil para el pueblo de Dios en la instrucción de sus hijos.


Además, la confesión de fe sirve como marco, dentro del cual nuestra congregación puede recibir con conocimiento la predicación de la palabra, así como para atenderla, como contra lo novedoso y lo erróneo, donde quiera que lo confronte

2. UNA COFESIÓN DE FE SIRVE COMO NORMA PUBLICA DE COMUNIÓN Y DISCIPLINA

La Biblia      considera  la iglesia local no  como una  unión   de  aquellos   que  han  acordado  diferir, sino  un  cuerpo   caracterizado   por  la  paz  y  la unidad.

La Iglesia  ha  de  'guardar   la unidad   del Espíritu    en  el vínculo   de  la  paz'  (Ef. 4:3). 

Sus  miembros  han   de  ser  'unánimes',   es  decir,  de un  corazón, alma,  espíritu,    mente  y voz (Ro. 15:5,6;    1   Co.  1:10;   Fil.  1:27;    2:2).

Una  confesión ayuda   a proteger   la unidad   de una   iglesia  y a preservar  su  paz.

Sirve como base de comunión eclesiástica  entre   los  que  están   tan  casi  de acuerdo   como para   poder  andar   y  trabajar   juntos en  armonía. 

Congrega a los que  sostienen  una  fe común  y los une  en una  comunión.

Jesús    dijo: '...toda... casa  dividida  contra   sí misma,   no permanecerá'   (Mt. 12:25). 

¿Pueden  los calvinistas,   los  arminianos,   los  pelagianos  y  los  unitarios   orar,   trabajar,    tener   comunión  y adorar    juntos     en  paz   y  con   provecho,  mientras   que   cada   uno   sostiene    y  promueve  sus propias    nociones  de  la  verdad?

 ¿Quién   dirigirá   el culto   o predicará?   ¿Pueden  los  que  creen que   Jesús     es  Dios orar   con  los  que   consideran   ese  culto   una   idolatría?  

¿Pueden  los  que profesan   ser  justificados   por  la  fe en  Cristo   solamente  tener   comunión  con  los  que  creen  lo contrario? 

¿Pueden  sentarse    juntos    a la misma   mesa   sacramental?  

¿Pueden  los  que  creen  en la  inspiración   verbal   y  plenaria    compartir   el  púlpito    con   los  que   niegan    esa   doctrina? 

La única    manera     en   que   los   que   difieren    en   asuntos     esenciales   pueden    habitar  juntos     en armonía    es  imponer    una   moratoria   a  la  verdad;   de  lo contrario,   convertirán   ciertamente   'la casa   de  Dios en  una   triste   Babel'

… todas   las  iglesias   tienen   un  credo,   ya  sea  escrito   o entendido por  sus   miembros. 

Y todo  hombre   sabio,   antes   de unirse    a una   iglesia,   deseará    saber   cuál  es ese  credo.   Tiene  derecho    a saber   lo que  cree  la iglesia  y la iglesia   tiene  derecho   a saber   lo que él  cree.  Ahora   bien,   tener   un  credo  no  publicado  como  prueba    de  comunión  es  un  desorden, por  no  decir  una   deshonestidad.  

Se  deja  que  cada   uno   descubra   el credo   de  la  iglesia   por  sí mismo.    Y la  iglesia   misma    no  tiene   una   manera    fácil de  discernir   si  los  que  solicitan  la  lista de  miembros   están    en  armonía    con  la  fe común   de  sus  miembros,   puesto    que  lo esencial   de su    común     fe   no    se   particulariza     en    ningún     lugar.   

Una    confesión   publicada    facilita grandemente     la  evaluación   de  la  posición   doctrinal   de  la  iglesia   por   parte    de  un   posible miembro,  y viceversa.

Una    confesión    de   fe   publicada    provee    también     una    norma     doctrinal    concisa     para    ser utilizada    en  la  disciplina   de  la  iglesia.   

Hemos    de  fijarnos    'en  los  que   causan     divisiones  y tropiezos   en  contra    de  la  doctrina    que  vosotros  habéis    aprendido,  y  que  os  apartéis    de  ellos'        (Ro.    16:17). 

Hemos    de   excluir    a  los   que   perturban    la  paz   de  la  Iglesia   mediante  la  falsa doctrina:    'Al hombre    que   cause    divisiones,   después     de  una   y  otra   amonestación,    deséchalo' (Tit. 3:10).

Con  objeto   de  cumplir    su  papel   de  guardar    la  pureza    de  su  lista   de  miembros,   la Iglesia   debe   tener   una   norma    doctrinal,   y esa  norma    debe   publicarse   abiertamente,    pues   los hombres    tienen    derecho    a  saber    por   qué   particularidades     serán   juzgados. 

Requerir   que   la Iglesia   ejerza   disciplina   contra    el error   doctrinal   sin  una   confesión  de  fe publicada   es  requerir hacer    ladrillos    sin  paja.

Nada   menos    que   una    confesión   de  fe  satisface   las   demandas    legítimas   de  una   iglesia   y sus miembros    entre    sí. 

Como   observó   James     Bannerman:   

"Es  el  deber    de  la  Iglesia...   mediante una    declaración     formal    y  pública     de   su   propia    fe,  dar   a  sus    miembros    la   certeza    de   la ortodoxia de su profesión y recibir certeza de la de ellos"

Una iglesia sin confesión de fe podría igualmente anunciar que está preparada para dar cabida a toda clase de herejía que lleva    a  la   condenación     y  ser   terreno     para    los   que   son   dados    a  cultivar     la   cosecha     de  lo novedoso. 

Una  iglesia   sin  confesión   de  fe tiene   el equivalente   teológico  y eclesiástico   del  SIDA, sin  inmunidad    alguna    contra    los  vientos    infecciosos   de  la  falsa   doctrina.

 Y  lo que  es  cierto  de la vida  dentro   de  la iglesia  local es  también  cierto  de  la  comunión  entre iglesias   locales. 

¿Qué   iglesia, que  valora   la  preservación  de  su  propia   pureza  doctrinal,   así como su  propia   paz  y unidad,    podría   tener  una   comunión  segura   con  otra  entidad,    sin  saber nada   de  su  posición  en  cuestiones   de  verdad   y  error?   Sin  una   política   o  fe  definidas,   tal iglesia   no  confesional  podría   ser  fuente   de  contaminación   en  lugar   de  edificación.  Bajo tales circunstancias,     no  podríamos   abrir   nuestros     púlpitos    o  fomentar   la  comunión   entre    las congregaciones  con  una   conciencia  limpia.

Antes. de  dejar   el tema   de los  credos   como  normas   de  comunión  y disciplina,  hace   falta  decir una    palabra     por   si  algunos    lectores    sacan    la  conclusión   de  que   esto   significa  que   cada miembro   debe   tener    opiniones   avanzadas   de  la  doctrina    bíblica   con   objeto   de   obtener   Y mantener   la lista  de miembros  en una   iglesia  confesional.

Nótese   la  observación   de  Andrew   Fuller:  

"Si  una   comunidad   religiosa  acuerda     especificar algunos    principios  importantes   que  consideran   derivados  de  la  Palabra    de  Dios,  Y juzga   que creerlos    es  necesario  para   que  cualquiera   pueda   llegar  a  ser  o continuar   siendo   miembro   de la misma,   no  se  deduce   que  esos  principios  deban   ser  entendidos   igualmente,   o que  todos   los hermanos   deban   tener   el mismo   grado   de  conocimiento,   ni  tampoco  que  no  deban    entender ni   creer    ninguna     otra    cosa.    Las   posibilidades   y   capacidades    de   distintas    personas    son diferentes;   una   puede   comprender   más   de  la  misma   verdad   que   otra,   y  puede    ampliar sus puntos     de   vista    mediante   una    grandísima    variedad   de   ideas    afines;    y,   sin   embargo,   la sustancia    de  lo  que   creen   pueden    ser   aún   la  misma.   

El  objeto   de  los  artículos    [de  fe]  es distanciar   no  a los  débiles   en  la fe sino  a sus  enemigos  declarados".

3. UN CREDO SIRVE DE NORMA CONCISA MEDIANTE LA CUAL EVALUAR A LOS MINISTROS DE LA PALABRA

Los  ministros   de  la  Palabra    han   de  ser  'hombres  fieles'  (2 Ti.  2:2), retenedores   'de  la  palabra  fiel  tal  como   ha  sido   enseñada,    para   que  también    pueda    exhortar    con  sana   enseñanza'    (Tít.1:9).

Hemos   de  estar   en  guardia    contra    los  falsos   profetas    y  apóstoles.   Hemos   de  'probar    los espíritus,    si  son   de  Dios'   (1  Jn.   4:1). 

No  hemos   de  recibir   a  un   hombre    infiel   en  nuestros hogares    o darle   un  saludo   fraternal,   para   no  ser  partícipes   de  sus  malas   obras   (2 Jn.   10).

No  podemos    obedecer   estas    amonestaciones     recibiendo   simplemente    la   confesión   de   que alguien    cree   la  Biblia. 

Debemos  saber   lo que  cree  que  la  Biblia   enseña    acerca    de  las  grandes cuestiones.  

Una   confesión   de  fe hace   relativamente    fácil  para   la  Iglesia   inquirir  acerca    de  la ortodoxia    doctrinal    de   una    persona     en   el  amplio    campo    de   la   verdad     bíblica.     Sin   una confesión   de  fe  la  evaluación   que   hace   una   iglesia   de  sus   ministros   es  fortuita    y superficial en  el mejor   de  los  casos;   y la  iglesia   estará    en  gran   peligro   de  imponer    las  manos    a neófitos    y herejes,      todo    porque     no   mide    a   los   candidatos     al   ministerio    por   una    norma     amplia   y profunda.

Y  lo  que   es  cierto    en  el  reconocimiento    que   hace   la  Iglesia   de  sus   ministros    es  doblemente cierto   cuando     reconoce   a  los  maestros   apartados    para   preparar     hombres   para   el  ministerio.

No  se  puede    sobrestimar    el daño   infligido  a  las  iglesias    por  la  negligencia   al  colocar    hombres en  la  enseñanza     teológica  y darles    la  oportunidad    de  moldear    las  maleables   mentes    y almas de jóvenes     candidatos    al ministerio.

4. LAS CONFESIONES     CONTRIBUYEN     A UN  SENTIDO    DE  CONTINUIDAD   HISTÓRICA

¿Cómo sabemos  que  nosotros  y nuestra    congregación no  somos  una  anomalía histórica?  
¿Que no somos los únicos    en  la  historia    que  han  creído de esta  manera? 

¿Cómo sabemos qué no estamos inventando nuevas cosas que nunca la iglesia ha creído?

O
¿Cómo podemos saber si alguna enseñanza que pudiéramos tener fue calificada por la iglesia como herejía durante su historia?

Nuestras  confesiones nos atan a un precioso  patrimonio   de  fe recibido del  pasado y son  un legado  por  el que    podemos transmitir a nuestros    hijos   la  fe  de   sus   padres.  

Esto,   desde  luego, no  es   una  cuestión secundaria, un sentido de continuidad   histórica  contribuye  grandemente  a la estabilidad  de bienestar   personal  y espiritual  de sus  miembros.

Saber que hay una continuidad histórica en cuanto a lo que creemos le da firmeza a la iglesia actual, la fortalece, la guía, le da tranquilidad y ánimo en su tarea, para continuar con lo que ya se ha venido haciendo

2Ti_2:2  Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.

Como en alguna oportunidad lo dijo Spurgeon: “Lo original de la iglesia es que no es original”


Nuestra gloria no está en innovar con doctrinas sino transmitir y seguir transmitiendo lo que ya otros nos transmitieron

Una confesión sirve para seguir haciendo esta tarea, al mismo tiempo que sirve como un testigo de lo que se ha venido haciendo

nota: las cursivas son comentarios del autor

Autor: pastor ROBERT P MARTIN.
Iglesia cristiana reformada vida nueva bautista



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Evangelio primitivo Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema de Bim. Con tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates