ultimas noticias

Evangelismo de hoy. A. W. Pink



Ante las exaltaciones, para muchos exageradas, que ha recibido la persona y el ministerio del recién fallecido Billy Graham, incluso de teólogos reformados, es oportuno publicar el conocido y pedagógico articulo de Arthur W. Pink sobre el estado actual de evangelismo. Estudio que adquiere hoy total vigencia. 
  
EVANGELISMO EN LA ACTUALIDAD

Por Arthur W. PINK

La mayor parte del así llamado evangelismo de nuestros días es un dolor para los cristianos genuinos, ya que sienten que carece de cualquier garantía bíblica, que es deshonroso para Dios, y que está llenando las iglesias con profesantes vacíos. Están sorprendidos de que tanta superficialidad espumosa, excitación carnal y atracción mundana se asocien con el santo nombre del Señor Jesucristo. Deploran el abaratamiento del Evangelio, el engaño de las almas incansables y la carnalización y comercialización de lo que para ellos es inefablemente sagrado. Se requiere poco discernimiento espiritual para percibir que las actividades de evangelización de la cristiandad durante el siglo pasado se hayan deteriorado constantemente de mal en peor, sin embargo, pocos parecen darse cuenta de la raíz de la cual ha surgido este mal. Ahora será nuestro esfuerzo exponer lo mismo. Su objetivo era incorrecto, y por lo tanto su fruto defectuoso.
El gran designio de Dios, del que nunca se ha desviado ni se desviará jamás, es glorificarse a sí mismo: manifestar ante sus criaturas qué Ser infinitamente glorioso es el gran objetivo y fin que tiene en todo lo que hace y dice. Para eso Él sufrió el pecado para entrar al mundo. Por eso, Él quiso que su amado Hijo se encarnara, rindiera perfecta obediencia a la ley divina, sufriera y muriera. Para que Él ahora este tomando fuera del mundo para sí un pueblo, un pueblo el que se indicarán eternamente sus alabanzas. Para eso, todo está ordenado por sus decretos providenciales, todo en la tierra ahora está siendo dirigido, y en realidad afectará a lo mismo. Nada más que eso es lo que regula a Dios en todas sus acciones: "Porque de él, y por él, y para él son todas las cosas: a quien sea gloria por los siglos de los siglos. Amén "(Romanos 11:36)
Esa verdad grandiosa y básica está escrita en las Escrituras con la claridad de un rayo de sol, y el que no la ve está ciego. Todas las cosas son designadas por Dios para ese fin. Su salvación de los pecadores no es un fin en sí mismo, porque Dios no habría sido un perdedor si todos ellos hubieran perecido eternamente. No, su salvación de los pecadores no es más que un medio para un fin: "para la alabanza de la gloria de su gracia" (Efesios 1: 6). Ahora bien, de ese hecho fundamental se deduce necesariamente que debemos hacer lo mismo como nuestro objetivo y fin: que Dios pueda ser magnificado por nosotros: "todo lo que hagáis, hacedlo para la gloria de Dios" (1 Corintios 10:31). De la misma manera, también se sigue que tal debe ser el objetivo del predicador, y que todo debe estar subordinado a él, ya que todo lo demás es de importancia secundaria y valor. Pero es así? Tome el último eslogan del mundo de las religiones, "Jóvenes por Cristo". Bueno, ¿qué hay de malo en eso? ¡Su énfasis! ¿Por qué no "Cristo para la Juventud"?
Si el evangelista no logra hacer la gloria de Dios, su objetivo primordial y constante, seguramente irá mal, y todos sus esfuerzos serán más o menos infructuosos. Cuando pone fin a algo menos que eso, seguro caerá en el error, porque ya no le da a Dios su lugar apropiado. Una vez que nos fijamos en nuestros propios fines, estamos listos para adoptar nuestros propios medios. Fue en este mismo punto que el evangelismo fracasó hace dos o tres generaciones, y desde ese punto se ha alejado cada vez más. La evangelización hizo de "la ganancia de almas" su objetivo, su summum bonum, y todo lo demás fue hecho para servir y rendir tributo a la misma. Aunque la gloria de Dios en realidad no fue negada, sin embargo, fue perdida de vista, desplazada, hecha secundaria. Además, recordemos que Dios es honrado en proporción exacta cuando el predicador se apega a Su Palabra, y proclama fielmente "todo su consejo", y no meramente aquellas porciones que le atraen.
Para no decir nada sobre aquellos evangelistas de bajo presupuesto que apuntan no más allá de apresurar a las personas a hacer una profesión formal de fe para que la membresía de las iglesias pueda aumentar, tome aquellos que están inspirados por una genuina compasión y profunda preocupación por la grey, quienes anhelan fervientemente y se esfuerzan arduamente en liberar a las almas de la ira venidera, sin embargo, a menos que estén muy en guardia, ellos también inevitablemente errarán. A menos que constantemente vean la conversión de la manera en que Dios lo hace -como la forma en que Él será glorificado- rápidamente comenzarán a comprometerse con los medios que emplean. El impulso febril de la evangelización moderna no es cómo promover la gloria del Jehová trino, sino cómo multiplicar las conversiones. Toda la corriente de la actividad evangélica durante los últimos cincuenta años ha tomado esa dirección. Al perder de vista el fin de Dios, las iglesias han ideado sus propios medios.
Se Instó a alcanzar un determinado objeto deseado, se ha dado rienda suelta al poder de la carne; y suponiendo que el objeto era correcto, los evangelistas han llegado a la conclusión de que nada podría estar equivocado, lo que contribuyó a asegurar ese fin; y dado que sus esfuerzos parecen ser eminentemente exitosos, demasiadas iglesias silenciosamente asintieron, diciéndose a sí mismas "el fin justificó los medios". En lugar de examinar los planes propuestos y los métodos adoptados a la luz de las Escrituras, fueron tácitamente aceptados en el terreno de conveniencia. El evangelista no fue estimado por la validez de su mensaje, sino por los "resultados" visibles que obtuvo. Él fue valorado no de acuerdo con cuán lejos su predicación honraba a Dios, sino por cuántas almas se convirtieron supuestamente en ella.
Una vez que un hombre hace que la conversión de los pecadores sea su principal diseño y su producto final, es extremadamente apto para adoptar un rumbo equivocado. En lugar de esforzarse por predicar la Verdad en toda su pureza, la atenuará para que sea más aceptable para los no regenerados. Impulsado por una sola fuerza, moviéndose en una dirección fija, su objetivo es facilitar la conversión y, por lo tanto, los pasajes favoritos (como Juan 3:16) se viven incesantemente, mientras que otros son ignorados o reducidos. Inevitablemente reacciona sobre su propia teología, y varios versículos en la Palabra son rechazados, si no repudiados. ¿Qué lugar dará en su pensamiento a declaraciones tales como "¿Puede el etíope cambiar su piel, o el leopardo sus manchas?" (Jeremías 13:23), "Nadie puede venir a mí, sino el Padre que me envió no le trajere" (Juan 6:44)," No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros” (Juan 15: 16).
Él estará muy tentado de modificar la verdad de la elección soberana de Dios, de la redención particular de Cristo, de la necesidad imperativa de las operaciones sobrenaturales del Espíritu Santo.
En el evangelismo del siglo veinte ha habido una lamentable ignorancia de la verdad solemne de la depravación total del hombre. Se ha producido una total subestimación de "la situación desesperada en la condición del pecador". Muy pocos realmente se han enfrentado al hecho desagradable de que cada hombre es totalmente corrupto por naturaleza, que es completamente inconsciente de su propia miseria, ciego e indefenso, muerto en delitos y pecados. En tal caso, en el que su corazón está lleno de enemistad contra Dios, se deduce que ningún hombre puede ser salvo sin la intervención especial e inmediata de Dios. Según nuestro punto de vista aquí, diremos que calificar y modificar la verdad de la depravación total del hombre conducirá inevitablemente a la dilución de las verdades colaterales. La enseñanza de la Sagrada Escritura en este punto es inconfundible: la difícil situación del hombre es tal que su salvación es imposible a menos que Dios presente su gran poder. Toda agitación de las emociones, todo repertorio de los sentidos por la música, toda la oratoria del predicador, todos los llamamientos persuasivos resultan a la final excesivamente leves.
En relación con la antigua creación, Dios hizo todo sin ningún ayudante. Pero en el trabajo mucho más estupendo de la nueva creación, está insinuado por el evangelismo arminiano de nuestros días que necesita la cooperación del pecador. En realidad, se trata de esto: Dios se representa como ayudante del hombre para salvarse a sí mismo: el pecador debe comenzar el trabajo al hacerse voluntario, y entonces Dios completará el trabajo. Mientras que la palabra dice que nadie más que el Espíritu puede hacerlo deseoso en el día de Su poder. (Sal. 110: 3) Solo él puede producir la tristeza piadosa por el pecado y la fe salvadora en el Evangelio. Solo él puede hacer que nos desamoremos a nosotros mismos y nos sometamos al Señorío de Cristo. En lugar de buscar la ayuda de evangelistas externos, permitamos que las iglesias se enfrenten a Dios, confiesen sus pecados, busquen su gloria y clamen por sus operaciones milagrosas.
En general se reconoce que la espiritualidad está en un punto bajo en la cristiandad, y no pocos perciben que la sana doctrina está disminuyendo rápidamente, sin embargo, muchas personas del Señor se consuelan al suponer que el Evangelio todavía se predica ampliamente y que los grandes números se están salvando de ese modo. Por desgracia, su suposición optimista es infundada y está sólidamente fundamentada. Si se examina el "mensaje" que ahora se está entregando en las Salas Misioneras, si se escudriñan los "tratados" que se están diseminando entre las masas no congregadas, si se escuchan atentamente los hablantes "al aire libre", si los "Sermones" o "Direcciones" "De una" campaña ganadora de almas "se analizará; en resumen, si el moderno "Evangelismo" se pesa en los balances de las Sagradas Escrituras, se encontrará deficiente, sin poseer lo que es vital para una conversión genuina, careciendo de lo que es esencial si se les muestra a los pecadores su necesidad de un Salvador, sin lo que producirá la vida transfigurada de las nuevas criaturas en Cristo Jesús.
No escribimos cautivos en el espíritu, siendo idealistas, buscando convertir a un hombre delincuente en uno ejemplar. No es que busquemos la perfección, y nos quejamos porque no podemos encontrarla; ni que critiquemos a los demás porque no están haciendo las cosas como pensamos que deberían hacerse. No, no, es un asunto mucho más serio que eso. El "evangelismo" de hoy día no es solo superficial en el último grado, sino que es radicalmente defectuoso. Es completamente carente de un fundamento sobre el cual basar un llamado para que los pecadores vengan a Cristo. No solo hay una lamentable falta de proporción (la misericordia de Dios se hace mucho más prominente que su santidad, su amor se hace mucho más prominente que su ira), sino que hay una omisión fatal de lo que Dios ha dado con el propósito de impartir un conocimiento de pecado. No solo hay una introducción reprensible de "canto brillante", ocurrencias humorísticas y anécdotas entretenidas, sino que hay una estudiada omisión de fondo oscuro sobre el cual el Evangelio puede brillar efectivamente.
Pero, en verdad, la acusación anterior, es solo la mitad: falta el lado negativo. Peor aún es lo que está siendo vendido por los evangelistas de bajo presupuesto hoy día. El contenido positivo de su mensaje no es más que un lanzamiento de polvo a los ojos del pecador. Su alma es puesta a dormir por el opio del diablo, ministrada en una forma muy desprevenida. Aquellos que realmente reciben el "mensaje" que ahora se está repartiendo desde la mayoría de los púlpitos y plataformas "ortodoxos" de hoy, están siendo fatalmente engañados. Es un camino que parece derecho a un hombre, pero a menos que Dios intervenga soberanamente por un milagro de gracia, todos los que lo siguen seguramente encontrarán que sus fines son los caminos de la muerte. ¡Decenas de miles que creen con confianza que están destinados al cielo se desilusionarán terriblemente cuando se despierten en el infierno!
¿Qué es el Evangelio?
¿Es un mensaje de buenas nuevas del cielo para hacer que los rebeldes que desafían a Dios se sientan cómodos en su iniquidad? ¿Se da con el propósito de asegurar a los jóvenes locos por el placer que, siempre que solo "crean", no hay nada que temer en el futuro? Uno ciertamente pensaría así por la forma en que el evangelio es presentado, o más bien pervertido, por la mayoría de los "evangelistas", y más aún cuando miramos las vidas de sus "conversos". Sin duda aquellos con algún grado de espiritualidad y algo de discernimiento, percibirán que la seguridad de que Dios los ama y que su Hijo murió por ellos, y que el perdón completo de todos sus pecados (pasado, presente y futuro) puede obtenerse simplemente "aceptando a Cristo como su Salvador personal", no es más que el desperdicio de perlas tiradas a los cerdos.
El Evangelio no es una cosa aparte. No es algo independiente de la revelación anterior de la Ley de Dios. No es un anuncio de que Dios ha relajado su justicia o rebajado su estándar de santidad. Muy lejos de eso, cuando se expone escrituralmente, el Evangelio presenta la demostración más clara y la prueba inmutable de la inexorabilidad de la justicia de Dios y su aborrecimiento infinito del pecado. Pero para exponer las Escrituras, el Evangelio, los jóvenes imberbes y hombres de negocios que dedican su tiempo libre al "esfuerzo evangelizador" no tienen ninguna capacitación o idoneidad. Lamentablemente, muchos incompetentes sufren el orgullo de la carne y se apresuran a realizar esta labor sin prudencia. Es esta multiplicación de novicios, la que es en gran parte responsable de la desdichada situación que ahora nos confronta, y debido a que las "iglesias" y "asambleas" están tan llenas de sus "conversos", explica por qué son tan poco espirituales y mundanas.
No, mi lector, el Evangelio está muy, muy lejos de ser luz sobre el pecado. El Evangelio nos muestra cuán poco trata Dios con el pecado. Nos revela la terrible espada de su justicia golpeando a su Hijo amado para que se haga expiación por las transgresiones de su pueblo. Lejos del Evangelio que deja de lado la ley, exhibe al Salvador soportando la maldición de la misma. El Calvario proveyó la exhibición más solemne e inspirador del odio de Dios al pecado que el tiempo o la eternidad jamás proporcionarán. ¿Y te imaginas que el Evangelio se magnifica o Dios se glorifica yendo a los mundanos y diciéndoles que "pueden ser salvos en este momento simplemente aceptando a Cristo como su Salvador personal" mientras están casados con sus ídolos y sus corazones todavía están en amor con el pecado? Si lo hago, les digo una mentira, perviertan el Evangelio, insultan a Cristo y transforman la gracia de Dios en lascivia.
Sin duda, algunos lectores están dispuestos a objetar nuestras declaraciones "duras" y "sarcásticas" que figuran más arriba al preguntar: Cuando se planteó la pregunta: "¿Qué debo hacer para ser salvo?" (Hechos 16:31), ¿no dijo expresamente un apóstol inspirado?, "Cree en el Señor Jesús y serás salvo"? ¿Podemos equivocarnos, entonces, si les decimos a los pecadores lo mismo hoy? ¿No tenemos una orden divina para hacerlo? Es cierto que esas palabras se encuentran en las Sagradas Escrituras, y debido a que son muchas personas superficiales y no capacitadas, concluyen que están justificadas para repetirlas a todos y cada una. Pero se debe señalar que Hechos 16:31 no estaba dirigido a una multitud promiscua, sino a un individuo en particular, lo que de inmediato indica que no se trata de un mensaje que debe sonar indiscriminadamente, sino una palabra especial para aquellos cuyos personaje corresponde a aquel a quien se habló por primera vez.
Los versículos de las Escrituras no deben ser arrancados de su contexto, sino pesados, interpretados y aplicados de acuerdo con su contexto; y eso exige consideración orante, meditación cuidadosa y estudio prolongado; y es el fracaso en este punto el que da cuenta de estos "mensajes" de mala calidad y sin valor en esta era de aceleración. Mire el contexto de Hechos 16:31, y ¿qué encontramos? ¿Cuál fue la ocasión, y para quién fue que el apóstol y su compañero dijeron: "Cree en el Señor Jesucristo"? Se proporciona una respuesta séptuple, que proporciona una delineación llamativa y completa del carácter de aquellos a quienes nos corresponde dar esta palabra verdaderamente evangelistica. A medida que nombremos brevemente estos siete detalles, dejemos que el lector reflexione cuidadosamente sobre ellos.
Primero, el hombre a quien se le hablaron estas palabras acababa de presenciar el poder milagroso de Dios. "Y repentinamente hubo un gran terremoto, y se estremecieron los cimientos de la prisión; y luego todas las puertas se abrieron, y se desataron las cadenas de todos" (Hechos 16:26). Segundo, como consecuencia de ello, el hombre estaba profundamente afectado, agitado, incluso hasta el punto de autodesesperación: "Sacó su espada y se habría suicidado, suponiendo que los prisioneros hubieran huido". (v. 27) En tercer lugar, sintió la necesidad de la iluminación: "Entonces pidió una luz."(v. 29) En cuarto lugar, sus nervios quedaron destrozados, porque" vino temblando”. (v. 29) Quinto, tomó una posición apropiada (de rodillas ante Dios) porque él "se postró delante de Pablo y Silas”. (v. 29) Sexto, mostró respeto y consideración por los siervos de Dios, porque los "sacó" (v. 30) Séptimo, entonces, con una profunda preocupación por su alma, preguntó: "¿Qué debo hacer para ¿ser salvado?"
Aquí, entonces, hay algo definitivo para nuestra guía, si estamos dispuestos a ser guiados. No fue una persona vertiginosa, descuidada e indiferente a la que se le exhortó a "simplemente" creer; sino, en cambio, alguien que dio una clara evidencia de que una poderosa obra de Dios ya había sido forjada dentro de él. Él era un alma despierta. (v. 27) En su caso no hubo necesidad de presionar sobre él su condición perdida, porque obviamente lo sintió; ni se requirió que los apóstoles le exhortaran a que se arrepintiera, porque toda su actitud mostraba su arrepentimiento. Pero aplicar las palabras que se le dicen a aquellos que son totalmente ciegos a su estado depravado y completamente muertos hacia Dios, sería más tonto que colocar una botella de sales aromáticas en la nariz de alguien que acaba de ser sacado inconsciente del agua.
"Por la ley es el conocimiento del pecado"
Así como el mundo no estaba listo para el Nuevo Testamento antes de recibir el Antiguo, así como los judíos no estaban preparados para el ministerio de Cristo hasta que Juan el Bautista se presentó ante él con su llamamiento clamoroso al arrepentimiento, así los que no son salvos están en condición hoy para el Evangelio hasta que la Ley se aplique a sus corazones, porque "por la Ley es el conocimiento del pecado" (Romanos 3:20). Es una pérdida de tiempo sembrar semillas en el suelo que nunca ha sido arado! Presentar el sacrificio vicario de Cristo a aquellos cuya pasión dominante es llenar su saciedad de pecado, es dar lo que es santo a los perros. Lo que los inconversos necesitan escuchar es lo que Dios demanda de ellos. Sus justos reclamos, y la enormidad infinita de Despreciarlo y seguir su propio camino.
La naturaleza de la salvación de Cristo se tergiversa lamentablemente por el "evangelista" actual. Él anuncia un Salvador del infierno en lugar de un Salvador del pecado. Y es por eso que muchos son fatalmente engañados, porque hay multitudes que desean escapar del Lago de fuego, pero no desean ser liberados de su carnalidad y mundanalidad. Lo primero que se dice de Él en el Nuevo Testamento es: "Llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo (no "de la ira venidera", sino) de sus pecados" (Mateo 1:21). ) Cristo es un Salvador para aquellos que se dan cuenta de algo de la excesiva pecaminosidad del pecado, que sienten la terrible carga de ello en su conciencia, que se aborrecen por ello, que anhelan ser liberados de su terrible dominio; y un Salvador para ningún otro. Si Él fuera a "salvar del infierno" a aquellos que todavía están enamorados del pecado, Él sería un ministro de pecado, perdonando su maldad y poniéndose de parte de ellos en contra de Dios. ¡Qué cosa tan indescriptiblemente horrible y blasfema con la que acusar al Santo!
Si el lector exclamara, “no estaba consciente de lo atroz del pecado ni me incliné con un sentimiento de culpa cuando Cristo me salvó”. Entonces respondemos sin vacilar, o nunca has sido salvado en absoluto, o no has sido salvado cuando creíste serlo. Es cierto, a medida que el cristiano crece en gracia, tiene una comprensión más clara de lo que es el pecado: rebelión contra Dios, y un odio más profundo por él; pero pensar que uno puede ser salvado por Cristo, cuya conciencia nunca ha sido herida por el Espíritu y cuyo corazón no ha sido contrito ante Dios, es imaginar algo que no tiene existencia en el ámbito de los hechos. "Los que están sanos no necesitan un médico, sino los que están enfermos" (Marcos 9:12): los únicos que realmente buscan alivio del gran Médico son aquellos que están hartos del pecado, que anhelan ser liberados de sus obras deshonradoras de Dios y de sus contaminaciones que contaminan el alma.
Puesto que, como la salvación de Cristo es una salvación del pecado, del amor a este, de su dominio, de su culpa y castigo, entonces se entiende necesariamente que la primera gran tarea y la obra principal del evangelista es predicar sobre el pecado: definir qué es realmente el pecado (como distinto del crimen), mostrar en qué consiste su enormidad infinita; para rastrear sus múltiples funciones en el corazón; para indicar que nada menos que el castigo eterno es su destino. Ah, y predicar sobre el pecado -no meramente pronunciar algunos tópicos al respecto, sino dedicar sermón tras sermón a explicar qué es el pecado a los ojos de Dios- no lo hará popular ni atraerá a la multitud, ¿o sí? No, no lo hará, y sabiendo esto, aquellos que aman la alabanza de los hombres más que la aprobación de Dios, y que valoran su salario, por encima de las almas inmortales, recortan palabras sobre el pecado. Porque argumentan: "¡Pero tal predicación alejará a las personas!" Respondemos, es mucho mejor alejar a la gente por la predicación fiel que alejar al Espíritu Santo al complacer infielmente a la carne.
Los términos de la salvación de Cristo son erróneamente establecidos por el evangelista de nuestros días. Con muy raras excepciones, les dice a sus oyentes que la salvación es por gracia y se recibe como un regalo gratuito; que Cristo ha hecho todo por el pecador, y que no queda nada más por hacer que "creer" - confiar en los méritos infinitos de Su sangre. Y esta concepción prevalece tan ampliamente en los círculos "ortodoxos", con tanta frecuencia se ha escuchado en sus oídos, tan profundamente se ha arraigado en sus mentes, que uno puede ahora desafiarla y denunciarla por ser tan inadecuada. Y por denunciarla será engañoso y erróneo, se para apropiará instantáneamente del estigma de ser un hereje, y será acusado de deshonrar la obra terminada de Cristo, al inculcar la salvación por obras. Sin embargo, a pesar de todo, el escritor está bastante preparado para correr ese riesgo.
La salvación es por gracia, solo por gracia, porque una criatura caída no puede hacer nada para merecer la aprobación de Dios o ganarse su favor. Sin embargo, la gracia divina no se ejerce a expensas de la santidad, ya que nunca se compromete con el pecado. ¡También es verdad que la salvación es un regalo gratis, pero una mano vacía debe recibirla, y no una mano que aún aprieta fuertemente el mundo! Pero no es verdad que "Cristo ha hecho todo por el pecador". Él no llenó su vientre con las cáscaras que comen los cerdos y los encuentra incapaces de digerir. Él no le dio la espalda al lejano país, se levantó, fue al Padre, y reconoció sus pecados; esos son actos que el pecador mismo debe realizar. Es verdad, él no será salvo por el desempeño de ellos, ¡más de lo que el hijo pródigo podría recibir el beso y el anillo del Padre mientras permanecía a una distancia culpable de él!
Algo más que "creer" es necesario para la salvación. Un corazón que está fortalecido en rebelión contra Dios no puede creer para salvación: primero debe ser roto. Está escrito: "a menos que os arrepintáis, todos vosotros también pereceréis" (Lc 13, 3). El arrepentimiento es tan esencial como la fe, sí, este último no puede existir sin el primero: "No se arrepienten después para que creáis". (Mateo 21:32) La orden es claramente establecida por Cristo: "Arrepentíos, y creed en el Evangelio" (Marcos 1:15). El arrepentimiento es aflicción por el pecado. El arrepentimiento es un repudio al corazón del pecado. El arrepentimiento es una determinación del corazón para abandonar el pecado. Y donde hay verdadero arrepentimiento, la gracia es libre de actuar, porque los requisitos de la santidad se conservan cuando se renuncia al pecado. Por lo tanto, es deber del evangelista gritar: "Que el impío deje su camino, y el hombre injusto sus pensamientos, y que se vuelva al Señor, y tenga misericordia de él" (Isaías 55: 7). Su tarea es llamar a sus oyentes para que depongan las armas de su guerra contra Dios, y luego demanden por misericordia a través de Cristo.
El camino de la salvación está falsamente definido. En la mayoría de los casos, el "evangelista" moderno asegura a su congregación que todo lo que el pecador tiene que hacer para escapar del infierno y asegurarse de ir al cielo es "recibir a Cristo como su Salvador personal". Pero tal enseñanza es completamente engañosa. ¡Nadie puede recibir a Cristo como su Salvador mientras lo rechaza como Señor! Es cierto que el predicador agrega que el que acepta a Cristo también debe rendirse a Él como Señor, pero de inmediato lo arruina al afirmar que aunque el converso no lo hace, igual obtiene el cielo. Esa es una de las mentiras del diablo. Solo aquellos que son espiritualmente ciegos declararán que Cristo salvará a cualquiera que desprecie su autoridad y rehúse su yugo: ¿por qué, lector mío, eso no sería gracia sino una desgracia? Acusar a Cristo de dar prioridad a la anarquía.
Es en su oficio de Señor que Cristo mantiene el honor de Dios, se adueña de su gobierno, hace cumplir su ley; y si el lector recurre a esos pasajes (Lucas 1:46, 47, Hechos 5:31, 2 Pedro 1:11, 2:20, 3:18) donde ocurren los dos títulos, encontrará que el orden es siempre "Señor y Salvador", y no "Salvador y Señor". Por lo tanto, aquellos que no se doblegaron al cetro de Cristo y lo entronaron en sus corazones y vidas, y sin embargo se imaginan que confían en Él como su Salvador, son engañados, y a menos que Dios los desilusione, descenderán a las llamas eternas con una mentira en su mano derecha. (Isaías 44:20) Cristo es "el Autor de la salvación eterna para todos los que Le obedecen" (Hebreos 5: 9), pero la actitud de aquellos que no se someten a Su Señorío es "no tendremos a este Hombre reinando sobre nosotros." (Lucas 19:14) Pausa entonces, mi lector, y honestamente enfrente la pregunta: ¿Estoy sujeto a Su voluntad? ¿Estoy sinceramente esforzándome por guardar Sus mandamientos?
¡Ay!, ay, el "camino de salvación" de Dios es casi completamente desconocido hoy en día, la naturaleza de la salvación de Cristo es casi universalmente malentendida, y los términos de su salvación fueron tergiversados ​​por todas partes. El "Evangelio" que ahora se proclama es, en nueve casos de cada diez, una perversión de la Verdad, y decenas de miles, que se creen seguros de que están destinados al cielo, ahora se apresuran al infierno tan rápido como el tiempo les puede llevar. Las cosas son mucho, mucho peores en la cristiandad de lo que incluso el "pesimista" y el "alarmista" suponen. No soy un profeta, ni me permito ninguna especulación sobre lo que pronostica la profecía bíblica: hombres más sabios que yo, a menudo se han engañado al hacerlo. Somos francos para decir que no sabemos lo que Dios está a punto de hacer. Las condiciones religiosas eran mucho peores, incluso en Inglaterra, hace ciento cincuenta años. Pero esto tememos mucho: a menos que Dios se complazca en otorgar un verdadero avivamiento, no pasará mucho tiempo antes de que "las tinieblas cubran la tierra, y la gran oscuridad al pueblo" (Isaías 60: 2). A la luz de la verdad El Evangelio está desapareciendo rápidamente. El "evangelismo" moderno constituye, a nuestro juicio, el más solemne de todos los "signos de los tiempos".
¿Qué debe hacer el pueblo de Dios en vista de la situación existente? Efesios 5:11 nos da la respuesta divina: "No tengáis comunión con las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas"; y todo lo que se opone a la luz de la Palabra es "tinieblas". Es deber de todo cristiano no tener tratos con la monstruosidad "evangelistica" del día: negar todo el apoyo moral y financiero de la misma, no asistir a ninguna de sus reuniones, No circular ninguno de sus tratados. Aquellos predicadores que dicen a los pecadores que pueden ser salvados sin abandonar sus ídolos, sin arrepentirse, sin rendirse al Señorío de Cristo, son tan erróneos y peligrosos como otros que insisten en que la salvación es por obras, y que el cielo debe ser ganado por nuestros esfuerzos.


Autor

Arthur W. Pink, nacido en Gran Bretaña en 1886, emigró a los EE. UU. Para estudiar en el Instituto Bíblico Moody. Pastoreó iglesias en Colorado, California, Kentucky y Carolina del Sur antes de convertirse en un maestro bíblico itinerante en 1919. Regresó a su tierra natal en 1934. Se instaló en la isla de Lewis, Escocia, en 1940 y permaneció allí hasta su muerte doce años después. La mayoría de sus trabajos aparecieron primero como artículos en los Estudios mensuales en las Escrituras, publicados de 1922 a 1952.




Traducido por Evangelio Primitivo 
Fuente original: The Highway

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Evangelio primitivo Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema de Bim. Con tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates