ultimas noticias

LOS ORÍGENES DEL “RAPTO SECRETO ”


Entre los evangélicos es normal encontrar la creencia de que el "rapto secreto" es bíblico. “Rapto” o“arrebatamiento” (rapture), que en resumen es lo siguiente: cuando llegue el fin de los tiempos, en un momento previo a la tribulación predicha por el Apocalipsis, los creyentes verdaderos serán arrebatados (o “raptados”) corporalmente por el Señor. Esto hay que enmarcarlo en un sistema de pensamiento llamado“dispensacionalismo premilenario”, según el cual hay un calendario muy preciso en la historia de la humanidad, aunque esto implicaría que el reloj divino se habría parado en la época del Nuevo Testamento, y sólo volverá a ponerse en marcha cuando se inicien los últimos tiempos.
No fue hasta temprano, o a mediados, de los 1800 que hubiese un grupo significante de creyentes alrededor del mundo esperando el ‘rapto’ de la iglesia previo a un período de siete años de tribulación. Puede que resulte chocante para algunos que lean estas líneas, más sin embargo, es cierto que el ‘rapto’ no lo enseñó la iglesia primitiva, no lo enseñó la iglesia de los primeros siglos, no lo enseñó los reformadores; nadie lo enseño hasta el año 1830, con la excepción de un par de teólogos católicos romanos.
A lo largo de todo el período del Antiguo y Nuevo Testamento, así como durante los primeros 1.500 años de la iglesia cristiana, la interpretación profética había usado consistentemente el método historicista. Este método consiste en hacer un análisis de la profecía dentro de su contexto histórico y gramatical. Afirma que las profecías de Daniel y Apocalipsis abarcan a toda la historia de la iglesia cristiana, desde sus inicios hasta el establecimiento del reino universal de Cristo, después de su segunda venida. Tradicionalmente los cristianos han entendido que la traslación de la Iglesia ocurre en el momento de la segunda venida de Cristo y que, por lo tanto, no es un evento secreto.
En el siglo XVI, Martín Lutero afirmó la enseñanza bíblica de la salvación por fe, no por obras, y la autoridad única de las Sagradas Escrituras, rechazando la tradición y denunciando la corrupción moral, teológica y política de la Iglesia cristiana de su tiempo.
En este período, conocido como la Reforma Protestante, dos sistemas teológicos se vieron confrontados. Los católicos romanos creían en la autoridad de la Iglesia; los protestantes, en la de la Biblia. Los unos se confesaban con un sacerdote; los otros solo con Dios.
Los católicos creían en el Papa como el representante visible de Cristo en la tierra; los protestantes, en cambio, miraban al Papa como el anticristo.
La mayoría de los protestantes estaban de acuerdo en aplicar las profecías del anticristo al papado, aunque algunos le aplicaban algunos símbolos al islamismo. Esta contradicción en la interpretación profética fue la que los llevó a protestar contra Roma. Las siete colinas de Roma, la ropa escarlata de los cardenales y los abusos del papado, hacían más fácil la aplicación de Apocalipsis 17 a la Iglesia Católica como la ramera y el anticristo. La profecía bíblica parecía favorecer a los protestantes, que usaban el método historicista, por otra parte usado tanto por Cristo y los apóstoles como por los padres de la Iglesia desde el principio de la Iglesia Cristiana.
Para el tiempo de la Reforma, los primeros protestantes creían comúnmente, con convicción, que el Papa fuera la suprema incorporación individual y la personificación del espíritu del anticristo, de la Iglesia Católica Romana y del Sistema Prostituto de Apocalipsis 17. Este entendimiento fue lo que condujo a millones de creyentes a salir del sistema religioso católico romano.
A consecuencia, se volvió conveniente que ciertos teólogos católicos romanos desviaran la atención de la gente del Papado, y esto lo intentaron hacer por medio de inventar una interpretación contraria a la tenida por los protestantes. La Comisión jesuita En el Concilio de Trento, los Jesuitas fueron comisionados por el Papa para desarrollar una nueva interpretación de la Escritura que contrarrestaría la aplicación protestante de las profecías de la Biblia a la Iglesia Católica Romana.
La reacción católica fue buscar un sistema de interpretación profética que les quitara la carga de la profecía. La Iglesia Católica atacó la posición profética historicista. Debían desviar la aplicación del anticristo al papado, puesto que no había manera de negar la existencia de tal profecía. Los símbolos debían ser empujados fuera del período medieval y de la historia contemporánea. La respuesta romana fue organizar la orden de los jesuitas para enfrentar la reforma protestante. Los jesuitas confrontaron la interpretación protestante de dos maneras.
La primera, a través del jesuita Francisco de Ribera de Salamanca, España, y del cardenal Roberto Belarmino, de Roma, quienes Pusieron en acción la interpretación futurista. Con su nueva interpretación futurista, Ribera negó la aplicación protestante del anticristo a la Iglesia Romana; él insistía en una interpretación literal del tiempo profético. Discutía que el anticristo era una persona, no un sistema o dinastía. Por lo tanto, la profecía tenía que ver con los primeros siglos de la era cristiana.
En vez de entender espiritual e históricamente el drama del libro de Apocalipsis, ellos lo consignarían todo a un período breve de tiempo en el fin de la Era [Cristiana]
La segunda, a través de Luís de Alcázar, jesuita español de Sevilla, quien avanzó casi simultáneamente con la interpretación preterista, que por motivos de espacio no consideraremos en este artículo. Estas dos posiciones, aunque contrarias, tenían el mismo objetivo: ubicar la profecía del anticristo en el pasado o bien en el futuro.
Los dos métodos son empleados en la actualidad, pero el futurismo es el más aceptado en los círculos protestantes dispensacionalista, quienes sostienen la teoría del rapto secreto.
En la actualidad, el futurismo se encuentra arraigado entre los protestantes dispensacionalistas (que creen en el rapto secreto). La Iglesia Católica no usa más este método de interpretación.

FRANCISCO RIBERA DE VILLACASTÍN (VILLACASTÍN 1537 -SALAMANCA 1591)

Fue un religioso español, conocido como "El Padre Ribera". Doctor en Teología y jesuita en 1570, ejerció como profesor de Sagrada Escritura en Salamanca (1575-1591). Fue uno de los directores y confesor personal de Santa Teresa de Jesús. Escribió diversos comentarios a los libros proféticos de la Biblia y la Vida de la madre Teresa de Jesús (1590). Realizó una interpretación profética del libro de la Revelación o Apocalipsis, en la que se mezclan milenarismo con historia y futurología, según la cual el anticristo reinará durante los últimos tres años y medio de nuestra Era. Básicamente, dijo, "Aquí estoy, envíame".
Al igual que Martin Luther, Francisco Ribera también leyó a la luz de las velas las profecías sobre el anti-mesías, el cuerno pequeño, el hombre de pecado, y la Bestia. Pero debido a su dedicación y lealtad al Papa, llegó a conclusiones muy diferentes de las de los protestantes. Francisco Ribera era el enemigo de otro Jesuita Galileo. "Por qué, estas profecías no se aplican a la Iglesia Católica en todo!", Dijo Ribera. Entonces ¿a quién se aplican? Ribera proclamó: "A sólo un hombre siniestro que se levantará en el fin de los tiempos!" "Fantástico!", Fue la respuesta de Roma, y este punto de vista fue rápidamente adoptado como la posición oficial católica sobre el anti-mesías. "
En 1590, Ribera publicó un comentario sobre el Apocalipsis de 500 páginas como una contra-interpretación a la opinión predominante entre los Protestantes que identifican al papado con el anti-mesías. Ribera aplico todo el libro del Apocalipsis, pero los primeros capítulos al tiempo del fin y no a la historia de la Iglesia el resto se limita a un período aún futuro de 3 1/2 años literales, inmediatamente antes a la segunda venida.. El Anti-Cristo sería una sola persona malvada que aparecería 7 años antes del fin, y que sería recibido por los Judíos y reconstruiría Jerusalén.
Ribera negó la interpretación Protestante del Anticristo. (2 Tesalonicenses 2) como sentado en la iglesia de Dios, tal como lo afirmó Agustín, Jerónimo, Lutero y muchos reformadores. Según Ribera el Anti-Cristo se encuentra en alguien fuera de la iglesia de Dios. "El resultado de su trabajo era una completa distorsión y difamación de la verdad profética. Esto son los principales puntos de la escatología de Ribera:
1. El Anticristo es un hombre. No el papado
2. El seria Ateo o incrédulo
3. El no sería revelado hasta 7 años antes del final de los tiempos
4. Él se sentaría en un reconstruido Templo en Jerusalén y haría un pacto con los Judíos. Ser recibidas por los Judíos.
5. Él se llamaría a si mismo Dios.
6. Perseguiría y blasfemaría a los santos de Dios.
7. La abolición de la religión cristiana.
8. Denegar Jesucristo.
9. Mata a los dos testigos de Dios.
10 Y la Conquista del mundo. (Por lo tanto, según Ribera, los 1260 días y los 42 meses y los tiempos de 3 1/2 de la profecía no eran 1260 años, pero unos años literales de 3 1/2, por lo que ninguno de los libro de Apocalipsis ha tenido ninguna aplicación a la Edad Media o al Papado, sino para el futuro, para un período inmediatamente antes de la segunda venida, de ahí el nombre de “futurismo.”)

EL CARDENAL ROBERTO BELLARMINO (1542-1621)

Entre 1581 y 1593, el cardenal Belarmino publicó sus "Conferencias polémica en torno a los puntos controvertidos de la creencia cristiana contra los herejes de la época." En estas conferencias uno puede ver que él está de acuerdo con Ribera. "Las enseñanzas futuristas de Ribera se popularizaron aún más por un cardenal italiano y el más renombrado de todos los polemistas Jesuitas.
Sus escritos afirman que Pablo, Daniel y Juan no tenían nada que decir sobre el poder papal. La escuela de los futuristas ganó aceptación general entre los católicos. Se les enseñó que el Anti Cristo era un solo individuo que no gobernaría hasta el final de los tiempos. ‘A través de la obra de estos dos estudiosos jesuitas podríamos decir que un “nuevo bebé” nació en el mundo. Historiadores protestantes han dado a este “bebé” un nombre, el Futurismo jesuita. De hecho, Francisco Ribera ha sido llamado el padre del futurismo.

MANUEL DE LACUNZA (1731-1801)

Manuel de Lacunza y Díaz (Santiago, 19 de julio de 1731 - Imola, alrededor del 18 de junio de 1801) fue un sacerdote y teólogo jesuita chileno que realizó una interpretación milenialista de las profecías de la Biblia católica.
Hijo de Carlos de Lacunza y de Josefa Díaz,1 acaudalados comerciantes ocupados en el tráfico entre Chile y el Virreinato del Perú, Lacunza ingresó a la Compañía de Jesús en 1747. A partir de entonces inició la primera etapa de su vida sacerdotal, marcada por la normalidad: ejerció como profesor de gramática en el Colegio Máximo de San Miguel de Santiago y ganó cierta discreta fama como orador de púlpito.
Debido a la expulsión de los jesuitas por orden del rey Carlos III de España, salió exiliado de Chile en 1767 y se estableció en la ciudad italiana de Imola, al igual que numerosos otros sacerdotes chilenos de la misma orden, como Miguel de Olivares y Juan Ignacio Molina. Su vida en el exilio se complicó debido a las prohibiciones de celebrar misa y realizar sacramentos que el papa Clemente XIV impuso a los jesuitas y a su situación económica: su familia chilena comenzó a empobrecerse, por lo que las remesas de dinero que le enviaban eran cada vez más escasas.
Tras cinco años de vivir en comunidad con los jesuitas, Lacunza se retiró a habitar a una casa ubicada en las afueras de la ciudad. Ahí se instaló en soledad, aparentemente con la única compañía de un misterioso personaje, al que llama en sus cartas «mi buen mulato». Algunos jesuitas chilenos, colegas suyos, lo describían como «un hombre cuyo retiro del mundo, parsimonia en su trato, abandono de su propia persona en las comodidades aun necesarias a la vida humana, y aplicación infatigable a los estudios, le conciliaban el respeto y admiración de todos».
En 1773, por medio de la breve apostólico Dominus ac Redemptor, el papa disolvió la Compañía. La medida convirtió a Lacunza en clérigo seglar por decreto.
En este ostracismo total, el jesuita realizó el trabajo teológico de su vida, enmarcado en la corriente del milenarismo. Lo esbozó primero en un folleto, conocido como Anónimo Milenario, que llegó a circular en América del Sur. Este texto, de 22 páginas apenas, dio pie a acalorados debates teológicos públicos, sobre todo en Buenos Aires, tras los cuales sus opositores lo denunciaron, obteniendo una prohibición del texto por parte de la Inquisición.
Entre los años 1790-1791 culminó los tres tomos de su obra Venida del Mesías en gloria y majestad Edificado sobre las enseñanzas de Ribera bajo el pseudónimo judío de Juan Josafat Ben-Ezra (Rabino), un erudito judío quien hubiese aceptado a Cristo como Salvador. Para ocultar el hecho de que él era católico, con el fin de dar a su obra una mejor aceptación en el Protestantismo, su objetivo principal. Con astucia jesuita, conspiró así para lograr que prestaran atención a su libro en círculos protestantes, donde, como producción de la pluma de un jesuita, no lo hubiesen permitido en sus hogares, ¡pero lo devorarían con ávido interés como obra seria de un ‘judío convertido’!
A partir de entonces, y hasta su muerte, realizó infructuosos esfuerzos, como remitir oficios a la corona española, para conseguir autorización y apoyo para llevar su obra a la imprenta.
Destino de su obra
En 1812, a despecho de las prohibiciones anteriores, Venida del Mesías en gloria y majestad fue publicada póstumamente en español en Cádiz
En Londres se realizó otra edición en castellano en 1816, la cual fue financiada por el general argentino Manuel Belgrano. El libro fue denunciado aquel mismo año ante tribunales españoles y la Sagrada Congregación del Índice, siendo incluido en Index Librorum Prohibitorum de la Inquisición el 15 de enero de 1819.
Es interesante consignar que los enemigos de la obra expresaron su especial preocupación por el encanto que las ideas de Lacunza ejercían incluso entre el clero más conservador y militante. Esta atracción fue denunciada, por ejemplo, en una diatriba publicada en Madrid en 1824, subtitulada Observaciones para precaverlo (al público) de la seducción que pudiera ocasionarle la obra. Al Vaticano, no le gustó nada lo que decía este libro y encabronados, denunciaron a Lacunza ante la "Santa Inquisición". Como resultado, su libro fue condenado y removido de circulación
El Papa Leo XII, lo puso en su “Lista de Libros Prohibidos” porque los detractores de Lacunza llegaron a la conclusión que; "sus ideas eran demasiado seductoras, para el clero".
El pleno siglo XX, en abril de 1940 el arzobispo de Santiago, cardenal José María Caro, realizó consultas al Vaticano, a la Congregación del Santo Oficio (Inquisición), sobre la enseñanza "mitigada" del milenarismo de Lacunza en algunos círculos católico-romanos chilenos, a las que esta respondió el 11 de junio de 1941: remitiéndose a la prohibición de 1824, señaló que el milenarismo, incluso mitigado, no podía ser enseñado sin peligro. Por lo que se le ordenó a Caro "vigilar que tal doctrina no sea enseñada con cualquier pretexto, ni propagada, defendida, recomendada, de viva voz o por escrito".
La teología de la Liberación también a retomado algunas ideas de un reino terrestre de Dios como consumación de la justicia social en el mundo.
Ideas de Lacunza
El jesuita creía haber encontrado durante su exilio algunos «descubrimientos nuevos, verdaderos, sólidos, innegables, y de grandísima importancia» para la Teología.
Hay dos concepciones que son el fundamento del resto de las elucubraciones teológicas —o «descubrimientos»— de Lacunza.
Primero; Negó que el mundo tenía que tener un fin o regresar a la nada y Segundo; Concluyó que las referencias Bíblicas “fin de los tiempos” y el “fin del mundo”, se referían a dos eventos diferentes. El “fin de los tiempos”, sería el fin de la fase de la historia humana y esta terminaría con la venida de Cristo y el principio del Reino Terrenal. Los vivos serían juzgados, los Judíos convertidos, y la nueva sociedad duraría mil años con paz y justicia.
En primer lugar, Lacunza desechaba la idea del «fin del mundo» como un momento de aniquilación o destrucción de lo creado: Niega «que el mundo, esto es, los cuerpos materiales, o globos celestes que Dios ha creado (entre los cuales uno es el nuestro en que habitamos) haya de tener fin, o volver al caos, o nada, de donde salió [...] esta idea no la hallo en la Escritura, antes hallo repetidas veces la idea contraria, y en esto convienen los mejores intérpretes».
En segundo lugar, establece que las expresiones bíblicas «fin del siglo presente» y «fin del mundo» se refieren a dos momentos diferentes. Por «fin del mundo» entendía la resurrección de los muertos y el Juicio Final, comprendido como una transmutación del mundo físico al plano de lo eterno. Este suceso debía ocurrir, según él, tras los mil años de reino terrenal de Cristo.
Entiende el «fin del siglo presente» o «Día del Señor» como el mero término de una etapa de la historia humana, clausurada por la venida de Cristo y el inicio de su reino en la Tierra, acompañada por el consiguiente juicio divino a los vivos. Este momento estaría también marcado por la conversión del pueblo judío. A partir de entonces habría de instaurarse una nueva sociedad, marcada por un reino de mil años de justicia y paz.
Lacunza también postuló que habría una gran apostasía por parte de la Iglesia Católica, que la haría parte del Anticristo, ya que la iglesia no era una “iglesia de individuos”, sino un “cuerpo moral”, compuesto de apóstatas y ateos
Lacunza entendía que, a partir de las profecías bíblicas, se podía esperar, para el periodo previo al «Día del Señor», una apostasía generalizada de la Iglesia católica. Por lo mismo la Iglesia pasaría a formar parte del Anticristo, comprendido este no como un individuo, sino como «cuerpo moral» integrado por todos los apóstatas y ateos de la Tierra. Este punto de su teología era especialmente polémico al prever que la Iglesia oficial se pondría del lado equivocado en el último combate entre el bien y el mal. Este punto fue, en definitiva, el que le valió la condena vaticana de su obra. También era un defensor del Futurismo. Lacunza deliberadamente trato de aliviar la presión sobre el papado, al proponer que el Anticristo estaba todavía lejos en el futuro.
En las páginas de esta elaborada falsificación, Lacunza enseñó la noción novedosa según la que Jesús retornaría no una vez sino dos, ‘raptando’ a su iglesia en la ‘primera etapa’ de su retorno para que ella escape del reinado del ‘futuro anticristo’

DR. SAMUEL ROFFEY MAITLAND (1792-1866)
"La edad oscura" obra de Roffey Maitland

Abogado y estudioso de la Biblia, se convirtió en bibliotecario del Arzobispo de Canterbury. Es muy probable que un día descubrió el comentario de Ribera en la biblioteca. En cualquier caso, en 1826, publicó un libro ampliamente leído atacando la Reforma y dio su apoyo a Ribera en la idea de un futuro de un solo hombre Anti-Cristo. Durante los siguientes diez años, en las vías después de las vías, continuó su retórica anti-Reforma. Como resultado de su celo y fuertes ataques contra la Reforma en Inglaterra, el Protestantismo de esa misma nación que produjo la Biblia King James (1611) recibió un golpe demoledor.
EL DR. JAMES H. Todd, profesor de hebreo en la Universidad de Dublín. Todd aceptó las ideas futuristas de Maitland, publicando sus propios folletos de apoyo y libros.

JOHN HENRY NEWMAN (1801-1890), miembro de la Iglesia de Inglaterra y líder del famoso Movimiento de Oxford (1833-1845). En 1850, Newman escribió su "Carta sobre Dificultades del anglicanismo", que revela que uno de los objetivos del Movimiento de Oxford fue finalmente era absorber "las diversas denominaciones inglesas y los partidos en la Iglesia de Roma. Después de publicar un folleto apoyando futurismo de Todd acerca de un Anti-Cristo de un solo hombre, Newman pronto se convirtió en un completo católico romano, y más tarde incluso un cardenal muy honrado. A través de la influencia de Maitland, Todd, y Newman y otros, un claro "movimiento hacia Roma” ya estaba surgiendo, destinada a barrer los monumentos antiguos protestantes, como con un diluvio.

EDWARD IRVING (1792-1834)

Nacido en escocia en 1792 ministro de la Iglesia Presbiteriana de Escocia. Irving se alocaba “hablando en lenguas, profetizando y sanando" Irving se convirtió en uno de los predicadores más elocuentes de su época, y figura sobresaliente de la Iglesia Católica Apostólica de Inglaterra.
En 1828, atrajo muchedumbres de hasta 10.000 personas a sus campañas al aire libre en Escocia. Su iglesia en Londres tenía cabida para mil personas y todas las semanas una congregación de los más brillantes e influyentes de la sociedad la llenaba. Entre ellos, había algunos que anunciaron, por declaración profética, que el Señor vendría pronto, y esto llegó a destacarse en sus enunciaciones y enseñanzas proféticas. Debido a estas declaraciones proféticas, algunos comenzaron a estudiar las Escrituras a la luz de un retorno físico-literal del Señor. Hasta aquel momento, el retorno del Señor se entendía como el retorno del Señor a su pueblo, y en sus santos, no existiendo la idea de su retorno en cuerpo de carne y sangre.
Irving descubrió el libro de Lacunza, y fue conmovido profundamente por él; estaba tan impresionado con los temas de este libro que estudió Castellano, tradujo el libro al Inglés y lo publicó en 1827, bajo el nombre de “El Mesías que Vendrá” (The Coming of the Messiah) por LB Seeley & Sons, que incluía un propio prefacio largo de Irving.. Un dirigente milerista, Josiah Litch, comenta que: "Ese libro (de Lacunza) cayó en las manos de Irving. Los ojos de ese célebre y elocuente predicador se abrieron ante la gloriosa verdad del advenimiento premilenial de Cristo de la cual se volvió ardoroso partidario. Comenzó traduciendo a Ben Ezra y luego escribió numerosas obras en Inglaterra acerca del mismo asunto".
Por lo mismo, no es extraño que el libro fuera transformándose en una de las mayores influencias del gran desarrollo del milenarismo ocurrido en el siglo XIX. Aunque la noción escatológica de un paraíso en la tierra ya estaba presente en movimientos como los menonitas, cuáqueros y amish.

EL SUEÑO DE LA ESCOCESA MARGARET MCDONALD
Margaret McDonald en "trance"

"Margaret McDonald, una jovencita Escocesa de 15 años de edad que durante una de la sesiones de “profetización" de Edward Irving, el 28 de Marzo de 1830, cayó en un “trance” y después de varias horas de “visiones y profecía” y de "hablar en lenguas", reveló que el “REGRESO DE CRISTO” ocurriría en dos fases: no solo en una, como enseña la teología Cristiana tradicional. “Cristo”, dijo McDonald, vendría la primera vez y “Visiblemente Raptaría” a los virtuosos y justos “Llenos del Espíritu”, en un “Rapto Secreto”. Entonces, Cristo regresaría la segunda vez, durante la “Tribulación del Anticristo”, con el “Rapto” (tradicional) para “ejecutar su ira y destrucción” sobre todos los pecadores y “heréticos” (J. Russell - El Orígen del Rapto Secreto). Margaret Informó a Irving de sus visiones por carta.
En aquel tiempo, Irving escuchó lo que creía ser una voz del cielo, la cual le comandaba a predicar el ‘Rapto secreto de los santos’.
"Entonces, Irving comenzó a llevar a cabo conferencias bíblicas a través de Escocia, en las que enfatizaba el retorno de Jesús para raptar a su iglesia La primera enseñanza pública del "Rapto Secreto" ocurrió en Septiembre de 1830, en un artículo de la revista "The Morning Watch" publicado por el mismo Irving. Al recibir una copia escrita a mano de la "revelación" de McDonald, la revista "The Morning Watch" empezó a publicar apasionadamente esta nueva e inusual doctrina, explicando claramente que parte de la iglesia Cristiana (descrita como la "Filadelfia" de Revelaciones 3) sería "Raptada" para encontrase con Cristo en el aire, antes de la "Gran Tribulación" y que "Laodicea" (o sea la "iglesia" que enfrentaría al Anticristo) sería "dejado atrás" para enfrentarlo"
(J. Russell - El Orígen del Rapto Secreto) 
La Iglesia Presbiteriana de Escocia se molestó tanto con sus prédicas, que finalmente lo excomulgaron y lo despidieron de su puesto en 1830. Como resultado, Irving fundó su propia secta llamada la "Iglesia Católica Apostólica. Por sus prácticas y enseñanzas, Irving llegó a ser conocido como el fundador del movimiento Neo Pentecostal (TEOLOGIA RESTAURACION COMPLETA) que conocemos hoy día

EL FUTURISMO

Durante algún tiempo, el futurismo estuvo confinado a los católicos, y era refutado por algunos protestantes. En 1826, Samuel L. Maitland, William Burgh y J. H. Todd, escritores protestantes, empezaron a aceptar las ideas del futurismo. Pero éste tomó fuerza entre los protestantes fundamentalistas a causa de un incidente que puso en tela de juicio el método historicista. Guillermo Miller, líder del movimiento adventista, siguiendo el método historicista, llegó junto con sus colaboradores a la conclusión de que la segunda venida de Cristo sería en 1844, basados en la interpretación de la profecía de los 2.300 días de Daniel. De hecho un extracto manuscrito de La venida del Mesías en gloria y majestad, firmado por Juan Josafat Ben-Ezra y datado en 1820, es guardado como uno de los principales tesoros bibliográficos de la biblioteca de la Universidad Adventista de Chile.
Cuando este evento no sucedió, los otros teólogos protestantes, al ver el fracaso de la interpretación historicista, empezaron a buscar otro método que fuera más confiable. No tomaron en cuenta que el error no estaba en el método sino en la interpretación del evento de la purificación del Santuario celestial, que de acuerdo con las Escrituras se realizaría en el cielo y no en la tierra.

JOHN NELSON DARBY (1800-1882)

Darby provino de una familia próspera irlandesa, fue educado como abogado, ganó honores altos en la Universidad de Dublín es considerado Una figura imprescindible del protestantismo fundamentalista del siglo XIX A mediados de ese siglo hubo entre un grupo de protestantes ingleses un marcado interés por una mejor comprensión de las Escrituras, particularmente en lo que a las profecías concernía. Darby Desilusionado con la iglesia anglicana, Darby se unió a grupos de hermanos que se reunían privadamente a estudiar la Biblia.

DISPENSACIONALISMO


Como resultado de sus estudios de la Biblia, Darby introdujo en el protestantismo el dispensacionalismo. De acuerdo a él la historia puede dividirse en eras o dispensaciones. Cada dispensación consiste en una forma distinta en que Dios salva al hombre, Las dispensaciones más importantes son la de la ley (la judía) y la de la gracia (la Iglesia). Se habla de dispensacionalismo porque divide la historia universal en diferentes edades o “dispensaciones” según el plan salvífico de Dios.
"Una de las primeras contribuciones más radicales de Darby al Cristianismo Fundamentalista y Protestante, fue su afirmación que la historia del mundo estaba dividida en 7 (siete) etapas, a las cuales llamó “Las Dispensaciones”. Ignorando todas las evidencias científicas al contrario como "decepciones de Satanás”, Darby decidió que el planeta tierra y los humanos fueron creados hace apenas 7,000 años y que actualmente vivimos en los 1,000 años de los “Últimos Tiempos” o el período de “Gracia” antes del fin del mundo. Es importante mencionar este tema, por la enorme influencia que Darby ha tenido sobre el “Cristianismo Fundamentalista” y el movimiento “Creacionista”que impregna las creencias de casi mil millones de “Evangélicos” alrededor del mundo y determina la agenda política de los EE.UU. Otros como Augustine, Joachim de Fiore y Pierre Poiret habían amañado estas ideas, pero Darby lo empaquetó y llegó a ser reconocido como la máxima autoridad mundial sobre la “Teología del Dispensacionalismo” y el “Creacionismo”.
Darby dividió toda la historia de la tierra y la humanidad en 7 períodos de tiempo así:

1. Inocencia 1,000 años De la Creación a la Caída
2. Conciencia 1,000 años De la caída al Diluvio
3. Gobierno Humano 1,000 años Del Diluvio hasta Abraham
4. Promesa 1,000 años De Abraham hasta Moisés
5. Ley 1,000 años De Moisés hasta el Calvario
6. Gracia 1,000 años Desde el Calvario al Reino
7. El Reino 1,000 años Era Mesiánica de 1,000 años
(J. Russell - El Orígen del Rapto Secreto)

En la década de 1820-1825, empezó a emerger un nuevo movimiento, el cual llegó a conocerse como los Hermanos de Plymouth. El movimiento Hermanos tuvo su principio en Dublín, cuando un grupo de varones serios, insatisfechos con la condición letárgica prevaleciente en la Iglesia Protestante de Irlanda, se unieron para orar y tener comunión. Pronto, otros se unieron a la hermandad, levantándose grupos asociados en varios lugares.
Pese a que el movimiento tuviera su inicio en Dublín, fue Plymouth, Inglaterra donde se centró su vasta misión de literatura, así adquiriéndose el nombre de Hermanos de Plymouth.
Aunque desde el principio hubiese interés en temas proféticos, el interés céntrico fue por el cuerpo de Cristo como organismo y la unidad espiritual en Cristo de todos los creyentes, en oposición a la frialdad del formalismo de los sistemas organizados de religión y de la jerarquía eclesiástica.
Hasta el año 1837, Darby todavía predicaba sobre y endorsaba la "tribulación normal" Pero no había logrado integrarlo bien a su nueva teología de las "Dispensaciones", así que al enterarse del libro que Irving había traducido y de las nuevas “revelaciones”, de la niña Escocesa, Darby agarró el primer tren disponible y se fue a Escocia, donde insistió que Irving le contara todos los secretos más íntimos del “Rapto Secreto, las Visiones y los Trances”.
Irving luego asistió a las conferencias de profecía que comenzó en Dublín, Irlanda, en 1830 en Powerscourt Castillo, donde impulsó tanto el “futurismo” y un “Rapto Secreto.” Irving y Darby eran contemporáneos, aunque asociados a diferentes movimientos espirituales.
Un grupo de cristianos inconformes se reunía en la castilla de la Dama Powerscourt para el estudio de profecías bíblicas. Mucho clero acudía, incluso no pocos de los irvingitas. Los irvingitas llegaron a las reuniones obsesionados con las ideas del ‘rapto secreto’ y del ‘futuro anticristo’, embebidas de la enseñanza jesuita del Rapto Secreto y la interpretación futurista de profecía, como también del famoso libro del ‘Rabí Ben-Ezra’, es decir, ¡del sacerdote jesuita Emanuel Lacunza! Darby mismo fue un escritor prolífico y desde aquel tiempo fluía de su pluma un caudal constante de propaganda. Sus escritos sobre temas bíblicos llenan treinta tomos, cada uno de seiscientos páginas.
Darby asistió a la serie de reuniones sobre la profecía bíblica que comenzó en 1830 en Powerscourt, Irlanda, y en estas conferencias Darby aparentemente aprendió acerca del “rapto secreto” como lo revela la visión de Margaret McDonald, y promovida por Edward Irving, y pronto visito Margaret McDonald en su casa en Port Glasgow, Escocia.
Embullado por todo lo que descubrió y de regreso en Londres, Darby frenéticamente juntó una plétora de versículos bíblicos, que supuestamente apoyaban esta nueva doctrina del “Rapto Secreto y las Dispensaciones”, y lo hizo su “propio Grial”.
Fue la contribución de John Nelson Darby, a la escatología que llevó a muchos cristianos a enseñar que el regreso de Cristo sería en dos etapas: una para sus santos en el rapto y el otro con sus santos para controlar el mundo al final de la gran tribulación. De acuerdo con esta interpretación de la profecía bíblica entre estos dos eventos de la semana septuagésima predicho por Daniel (9:24-27) se ha cumplido y el anticristo vendría al poder. Con la iglesia retirada de la escena, Dios se reanudaría sus relaciones con Israel en ese momento. Darby fue el primero en enseñar que la venida de Cristo consistía en dos etapas separadas entre sí por un período de tiempo. Durante la primera etapa sucedería el rapto secreto de la Iglesia, antes de la Gran Tribulación. Con ese evento concluiría la dispensación de la Iglesia. De hecho, él pensaba que la dispensación de la Iglesia era en realidad un paréntesis dentro de la dispensación judía. Una vez que el rapto aconteciese, la dispensación judía sería restablecida. Después de la Gran Tribulación ocurriría la segunda etapa de la segunda venida de Cristo. Entonces él vendría en forma visible a establecer su reino mesiánico. El concepto de Rapture se estableció a partir de las palabras de Pablo en una de sus Cartas a los Tesalonicenses, en I Tes. 4:15-17, pero algunos aspectos de ese texto parece haber conseguido ampliar e interpretado para convertirse en el Rapto. La era contemporánea es, para Darby, el momento en el que Dios separará los creyentes verdaderos de los no creyentes, como se separa el trigo y la cizaña en el tiempo de la siega, anticipando así el retorno inminente del Señor Jesús.
Darby desarrolló y organizó el ‘futurismo’, creando un sistema de enseñanza profética llamado ‘dispensacionalismo’. Los biógrafos de Darby se refieren a él como ‘el padre del dispensacionalismo’. La joya coronaria del reino del dispensacionalismo es, desde luego, ¡el susodicho RAPTO SECRETO!
Desde 1839 en adelante, Darby empezó a predicar la doctrina del "Rapto Secreto" que hoy día conocemos como el "Dispensacionalismo". Dentro de poco tiempo, Darby llegó a ser reconocido como una autoridad eminente, sobre este tema. A sus seguidores les encantó el “Rapto Secreto” y más aún, cuando Darby les dijo que este gran evento, ocurriría “exclusivamente” para ellos y que todo el resto de los "Cristianos herejes”, serian “dejados atrás”.
Ideas de Darby tenido una amplia influencia en Gran Bretaña y los Estados Unidos. Muchos se convirtieron en evangélicos pretribulacionistas través de la predicación de los evangelistas interconfesional de los siglos XIX y XX.
Darby visitó posteriormente varias veces los Estados Unidos entre 1859 y 1874, donde se aceptó su teología futurista fácilmente. Sus escritos sobre temas bíblicos alcanzo un número de más de 30 volúmenes de 600 páginas cada uno.
Darby se dirigió hacia fuera para la promoción, la improvisación y la adición a su nueva doctrina.
Como "suerte" que tienen, siempre parecía ser los ricos los benefactores cercanos. Esto incluía a hombres como el excéntrico banquero Henry Drummond, que participó desde el principio, por lo que puso sus recursos a disposición de la iglesia de Irving en Londres y siguió apoyando el movimiento.
El investigador Robert L. Pierce señaló que "... la movilidad inusual de Darby eran evidente en su día y la hora, en su aparente falta de problemas financieros." Al menos en una ocasión Darby fue a San Luis y se reunió con el ministro presbiteriano James H. Brookes (1830-1897), mentor de Scofield y un líder clave en las Conferencias de Biblia Niagara. Las conferencias se celebraban anualmente desde 1876 hasta 1897, inicialmente en diferentes resorts en todo los EE.UU. y, a partir de 1883 en Niagara-on-the-Lake, Ontario, el Royal Queen Hotel. Fue allí que el movimiento fundamentalista nació y solidifico. A continuación, comenzó a dar forma al paisaje cristiano dispensacionalista en los Estados Unidos y sentó las bases para el "Premilenialismo," el fundamento de los cristianos Sionistas. Las conferencias atrajo a algunos de los más conocidos líderes cristianos de la época, como D. L. Moody, un evangelista mundo conocido fundador de Associacion de Jóvenes Christian (YMCA), el Instituto Bíblico Moody en Chicago, y el Instituto Bíblico de Los Ángeles (BIOLA ).
The Moody Bible Institute y el Seminario Teológico de Dallas han apoyado firmemente las enseñanzas de John Nelson Darby, y esto ha continuado impulsando el crecimiento del futurismo. Luego, en la década de 1970, el Pastor Hal Lindsey, un graduado de Seminario Teológico de Dallas, publicó su libro éxito de taquilla The Late Great Planet Earth. Este 177-páginas, fácil de leer volumen se llevó el futurismo a las masas de la cristiandad americana, y más allá. El New York Times lo calificó "El número uno de los más vendidos de la década." Más de 30 millones de copias se han vendido, y ha sido traducido a más de 30 idiomas. A través de 'The Late Great Planet Earth ", tomó jesuita futurismo una fuerte influencia sobre el mundo cristiano protestante.
También podemos encontrar estas tesis en el mundo pentecostal. Sin ir más lejos, la mayor confesión evangélica española –la Iglesia Evangélica de Filadelfia, formada por gitanos– asume la teología dispensacionalista.

CYRUS INGERSON SCOFIELD (1843-1921)

Abogado de Kansas que fue fuertemente influenciado por los escritos de Darby, Mejor conocido como C.I. Scofield y autor de la “Biblia Referenciál de Scofield”.
En 1873 Scofield, ayudó a John J. Ingalls ser elegido como senador del estado de Kansas en EE.UU y como recompensa, recibió el puesto de “Fiscal General” del estado, pero el mismo año tuvo que renunciar y terminó en la cárcel, porque aceptó sobornos de los operadores de los ferrocarriles, robó contribuciones políticas de Ingalls y falsificó firmas de notas bancarias de pagaré. "Abandonó a su esposa Leontine Cerré y a sus dos hijas y ella finalmente se divorció de él en 1883, acusándolo de abandono del hogar. El mismo año contrajo matrimonio con Hettie Hall von Wartz y empezó a llamarse el Reverendo C. I. Scofield, D.D. (Doctor de Divinidad), pero numerosas investigaciones no han podido encontrar ningún dato o archivo que conste que recibió su licenciatura de Doctor de Divinidad. Los detalles de la fecha, del lugar y la hora de su conversión, resultaron ser fabricaciones. Se auto-promocionaba, mintiendo que consoló y calmó a toda la ciudad de Belfast en Irlanda, con un sermón que dio el domingo después del hundimiento del Titánico. Sus asistentes encubrían sus estafas y promocionaban exageradamente sus supuestos conocimientos Bíblicos y sabiduría.


La Biblia de Scofield fue publicado por la “Oxford University Press” en 1909. Pronto Scofield dejó la liberalización de la Iglesia Congregacional para convertirse en un Presbiteriano del Sur y se mudó al área de Nueva York donde supervisó una escuela bíblica. En 1914 fundó la Escuela Bíblica de Filadelfia in Filadelfia, Pennsylvania (llamada actualmente Universidad Bíblica de Filadelfia y por el año 1930 había vendido más de un millón de copias de la biblia “Scofield”, estableciendo así esta doctrina falsa dentro de los Colegios Bíblicos y las numerosas denominaciones “Evangélicas” en EE.UU al principio del sigo 20" (J. Russell - El Orígen del Rapto Secreto)

Basada en la versión de la Biblia del King James (en Inglés KJV), editada e interpretada de tal manera que incorpora todo la escatología del “Rapto Secreto y las Dispensaciones” de John Nelson Darby. Esta Biblia tiene comentarios al lado del texto bíblico, un sistema de referencia a todos los versículos Bíblicos relacionados, fechas supuestamente exactas de la Creación, las Siete Dispensaciones y todos los otros eventos, la cual permite al lector seguir temas, de un capitulo o libro a otro, con numerosas notas en el margen sobre el "Rapto Secreto" que la mayoría de creyentes hoy día, toman como que si fueran las mismas "Palabras de Dios".
Las notas aclaratorias que se le añadieron a esa Biblia enseñan el dispensacionalismo y el rapto de la Iglesia.
A través de la Biblia Scofield, cualquier niño llegó a la edad adulta joven con una teología Jesuita. La doctrina de un Anti-Cristo por venir se estaba convirtiendo firmemente establecida dentro del siglo 20 en el protestantismo norteamericano.
La Biblia de Referencia Scofield fue destinada a impactar tremendamente las creencias de muchos, al imprimirse tres millones de ejemplares durante los primeros cincuenta años [de su existencia]. Mediante esta Biblia, Scofield introdujo la enseñanza del Rapto Secreto en el mismo corazón del evangelismo. Algunas almas ignorantes recibieron como la misma Palabra de Dios las ‘Notas’ incluidas en esta Biblia. No dudo ni por un instante de que muchos de los que lean estas líneas hayan sido influenciados en algún momento de su vida espiritual por las ‘Notas al pie de la página’ encontradas en la Biblia Scofield.
En otras palabras, Scofield incorporó la doctrina de la "Pre-Tribulación" a su Biblia y así logró introducirlo en Norteamérica a principios del siglo 20. Al principio hubo mucha resistencia a esta doctrina y causó mucho conflicto entre los cristianos, pero poco a poco llegó a ser aceptado y defendido por muchos, como verdadera doctrina Bíblica.
Los financieros de Ciro Scofield sabían que si Scofield podría ser trasladado a (Associacion de Jóvenes Christian (YMCA), el Instituto Bíblico Moody en Chicago, y el Instituto Bíblico de Los Ángeles (BIOLA ) , la doctrina dispensacionalista puede propagarse más rápido y más lejos en la comunidad cristiana.
William Eugene Blackstone (1841-1935) Evangelista Americano y Sionista Cristiano. Blackstone fue influenciado por Dwight Lyman Moody y John Neslson Darby. En sus escritos y predicaciones su tema era el “retorno premilenial de Cristo y el rapto secreto.” Su obra de renombre fue “Jesús viene” el cual se convirtió en libro de referencia de los dispensacionalista por los próximos 50 años.
Una de las actividades más sospechosas de Scofield, durante la producción de su “Biblia Referenciál”, fue su visita a Londres en Inglaterra para conocer y consultar con Brooke Foss Westcott (1825–1901) y Fenton John Anthony Hort (1828–1892), dos Ingleses ocultistas y expertos polémicos, quienes fundaron varias organizaciones Satánicas por medio de la cual, a menudo montaban sesiones para comunicarse demonios. Westcott y Hort, guiaron y aconsejaron a Scofield en como adaptar e incorporar el cuento del “Rapto Secreto y el Dispensacionalismo” a su nueva Biblia. Las ventas de la Biblia de Scofield fueron espectaculares y sus regalías de derecho de autor tan enormes que no sabía qué hacer con tanto dinero, así que se lo gastó y compró propiedades en Dallas, Ashuelot, Nueva Hampshire y Long Island, así como una membresía en el prestigioso Club Lotus de Nueva York. El Francomasón de grado 33, George Bannerman Dealey, dueño del periódico el "Dallas Morning News" y miembro de la iglesia de Scofield, lo financiaba y lo apoyaba sin cuestionarlo. En 1890, Scofield fundó la Misión Centroamericana, ahora CAM Internacional, con una sede mayor en Guatemala, a menudo involucrados en actividades muy dudosas. [Archivos secretos de los Hermanos Krameristas, Guatemala 1924-1985]
[Información adicional aportada por John L. Bray, en su publicación Perspectivas bíblicas, 1 de marzo de 2009. Alrededor de 1772, en Estados Unidos de América, Morgan Edwards, ministro bautista, escribió un ensayo en torno a la teoría del Rapto, intitulado Dos ejercicios académicos sobre temas relacionados con los siguientes títulos: Milenio y Últimas Novedades.]
Los principales institutos bíblicos y escuelas de postgrado de la teología como Seminario Teológico de Dallas, el Seminario Talbot, y el Seminario Teológico Grace también contribuyeron a la popularidad de este punto de vista.
Queda un último eslabón en la cadena del desarrollo y el esparcimiento de la teoría del Rapto. De nuevo, llamaría su atención a la fuente, al origen, de la doctrina del Rapto y a la secuencia de contactos por medio de la que ha sido traída al presente.
Comenzó como una invención católica romana. Los escritos del sacerdote jesuita Ribera influyeron en el sacerdote jesuita Lacunza, Lacunza influyó a Irving, Inving influyó a Darby, Darby influyó a Scofield, Scofied y Darby influyeron a D. L. Moody, y Moody influye al Movimiento Pentecostal.
Pues, las Asambleas de Dios es, hoy por hoy, por mucho la más grande denominación pentecostal en el mundo. Al comenzarse el movimiento pentecostal a principios del Siglo XX, y celebrarse el primer concilio general de las Asambleas de Dios en 1914, en Hot Springs, Arkansas, se trataba de un movimiento pequeño, el cual no contaba con su propia casa editorial. Necesitaban material para sus escuelas dominicales y de estudio para sus iglesias.
¡Lo compraron a Moody Press, y luego cosieron sus propias cubiertas (las publicaciones de Moody).
¿Qué piensa usted que la gente de las Asambleas de Dios llegaran a creer? ¡Creyeron lo que el Instituto Bíblico Moody enseñó! Esto tuvo un impacto sobre la teología pentecostal, pues durante los primeros años prácticamente no había pre-milenialistas en el movimiento pentecostal. En aquellos días, la mayoría de sus ministros provenían de la Presbiteriana, de la Metodista y de otras denominaciones históricas, varones quienes, siendo bautizados en el Espíritu Santo, salieron de sus denominaciones, uniéndose a las Asambleas de Dios o a otra de las emergentes denominaciones pentecostales. Así, de esa manera, el movimiento pentecostal fue influenciado y saturado de la doctrina del Rapto Secreto, por eslabones que conectaban directamente a la Iglesia Romana.”
Millones de creyentes, sentados en los bancos de sus iglesias cada semana, ingenuamente piensan que el "Rapto Secreto" fue enseñado por el mismo Cristo, los Apóstoles y los primeros Cristianos. Es importante clarificar que estamos hablando del “Rapto Secreto o Arrebatamiento Pre-Milenario” y no del “Rapto Post-Milenario Bíblico”, enseñado y aceptado por la mayoría del Cristianismo.
"La mayoría de creyentes no tienen ni la menor idea quienes eran estas personas y menos aún se han tomado la molestia de cuestionar el origen del "paquete completo" de enseñanzas del "Rapto Secreto y las Siete Dispensaciones". Sin embargo, les aseguro que han sido totalmente engañados y aunque no acepten los hechos presentados aquí, investiguen por sí mismos y pronto aprenderán que ni la frase o la doctrina del “Rapto Secreto”, se encuentra en alguna traducción bíblica, documentos fuente, o escritos antiguos y jamás fue una enseñanza Cristiana, o predicado antes del año 1830". 
(J. Russell - El Orígen del Rapto Secreto)
Durante los tiempos difíciles de la década de 1960 hubo un resurgimiento de la vista pretribulacional a nivel popular a través de los libros de Hal Lindsey y los ministerios de predicadores y maestros de la Biblia que usan los medios electrónicos.
el libro de Hal Lindsey, titulado en inglés The Late Great Planet Earth, ha sido traducido al español .
Tim La Haye y Jerry B. Jenkins son los autores de Dejados atrás, y de cuatro libros más de una serie que delinean esta teoría en forma de ficción popular. Tan popular es la serie, que se han vendido cuarto millones y medio de libros y casetes en audio. Tiene su propio sitio en Internet, una serie separada, Dejados atrás para niños, y una película basada en los dos primeros libros: Dejados atrás y La fuerza de la tribulación.


Fuentes y bibliografía:

Guatemala chronicle


Investigación de: John L. Russell, Septiembre,08 2014
Beattie, J. David, hermanos: La historia de un movimiento de recuperación de los Grandes (1942).
Coad, FR, Una historia del Movimiento de los Hermanos (1968).
Ironside, A. Henry, un bosquejo histórico del Movimiento de los Hermanos, rev. ed. (1985).
Rowdon, Harold H., Los orígenes de los Hermanos: 1825-1850 (1967).

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo con lo expuesto en el artículo y más allá de esto, conjunta y resume muchos aspectos del asunto que se encuentran en otras fuentes.Me ha instruido y aclarado con argumentos históricos certeros en cuanto a una de las más inquietantes infiltraciones de la teología romanista, que busca evitar se mire en su sangrienta y perversa historia tanto como en su doctrina.

    ResponderEliminar

Evangelio primitivo Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema de Bim. Con tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates